¿Qué hacer para que el mundo mejore?

imagesCAE2FT92Es viernes, oportuno para una reflexión. El titular de esta opinión podría ser una interrogante muy fuerte, amplia y hasta utópica. Pero no. Tiene respuesta y es muy interesante y fascinante de entender y, sobre todo, aplicable en nuestras vidas.

Me estoy acordado de aquella oración de un joven al inicio el año. Dice, Dios dame las fuerzas y la capacidad para cambiar al mundo. Pasa el año y se da cuenta que su pretensión es colosal e imposible. Entonces al otro año dice. Ahora sí. Dios, dame las fuerzas y la sabiduría para cambiar mi país. Pero ni siendo presidente. Ya preocupado, al siguiente año dice, ahora si va en serio. Bueno Dios, dame las fuerzas, capacidad y sabiduría para cambiar mi ciudad. Ya un tanto desencantado se da cuenta de cómo realmente debe ser su oración al inicio de año. Llega el 2013 y dice: Dios, dame las fuerzas, la capacidad, serenidad y sabiduría, todo lo necesario, para cambiarme a mí mismo. Y ve cómo pasan los días, meses y su vida comienza a experimentar una transformación positiva. El inicio de todo cambio está en uno mismo.

Todos los días las personas me preguntan, dice John Maxwell, qué pueden hacer para que el mundo sea mejor. En la familia, negocio, organizaciones, vecindario, ciudad o país. No importa en qué tipo de ambiente o dónde se hace la pregunta, la respuesta siempre es la misma: ¡Mejore usted!

Mejor uno mismo. Real y profundo, la verdad o al menos la propia, está en cada quien. Comencemos hoy por pensarlo de esa manera, para dar el primer paso en ese sentido. Hoy voy a mejorar yo, es mi propósito, así el mundo comenzará a cambiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *