¿Imposible?

Apoyo incondicional de esta modelo, al dejarse pintar su cuerpo con los colores de la selección mexicana. México se enfrenta a Argentina, este domingo 27, a las 12:30, hora de Guatemala.

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 26 de junio de 2010

Por César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

En este Mundial de Futbol ni hablar de las quinielas, si ya se quedaron en el camino los campeones y subcampeones, italianos y franceses, respectivamente; aunque no le resta interés al evento, por el contrario, así está muy bien. Resultados preliminares que nos ofrecen una cátedra gratuita sobre los imposibles.
Comencemos, no sin antes recordar que una quiniela (del latín quintus, cinco) la utilizamos para anticipar resultados, como la eventualidad en los resultados de Sudáfrica, donde casi nadie se aproxima a las anotaciones; porque nuestros pronósticos están influenciados por varios factores, donde creemos sólo en los posibles.
Pero en esto, el juego de la pelota, como en muchos aspectos de la vida, -esto es lo que debemos aprender- no hay imposibles. Todo puede suceder.
Así que lo imposible, por favor, nunca lo veamos como un hecho, sino como una simple opinión.
Apliquémoslo al futbol: imposible era que en la primera ronda se quedara Italia y Francia. No, porque era nada más un sentir.
Entonces, lo imposible no viene a ser una afirmación, sino un reto; por eso están en la siguiente ronda mundialista Corea del Sur, Eslovaquia y Ghana, por citar tres imposibles convertidos en posibles campeones.
Veámoslo de este otro modo: lo imposible termina siendo temporal, momentáneo y pasajero, porque lo inesperado llega a suceder.
Nuestra jugada debería incluir un saque, pero mental, de la palabra imposible; porque acabo de leer que esta palabra únicamente la utilizan los débiles para vivir fácilmente en este mundo, sin atreverse a jugar y explorar el poder que tienen para cambiarlo. Esta es otra forma de ver el Mundial.

PUNTO FINAL. Los juegos de hoy: Entre Uruguay y Corea del Sur, que anoten los sudamericanos. Entre Ghana y EE. UU., que ganen los africanos. Y mañana, entre alemanes e ingleses, que pasen los segundos. Seguidamente, entre Argentina y México, deseo que pasen los aztecas; porque ya sabe, no hay imposibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *