Mi regalo

Columna publicada en www.elquetzalteco.com.gt, el 19 de diciembre de 2009 Por César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Estamos a cinco días de Noche Buena, aunque todas pueden ser buenas. Estos momentos previos a Navidad, por naturaleza, son emotivos y hasta nostálgicos.
Todos corremos, los días se hacen cortos, y el paso se torna lento entre la muchedumbre. De qué se trata: de una ilusión momentánea, nada más.
Ya se dio cuenta de algo, nuestra lista de regalos siempre sería interminable, porque no únicamente deberíamos dar a quienes amamos, queremos y conocemos, sino también a quienes necesitan.
Pero en su lista siempre termina faltando alguien, porque no creo que me pase sólo a mí. Sí, es alguien muy importante: usted.
Claro que no es egoísmo ni egocentrismo o algo que se le parezca; es porque así debe ser o como debe de ser.
Para qué es un regalo: para hacer sentir bien a alguien, entonces, porque no experimenta lo mismo: hágase sentir bien; quiérase.
Veamos el significado de un regalo, según la Real Academia Española, es: “Una dádiva que se hace voluntariamente” y regalar es: “Dar a alguien, sin recibir nada a cambio; ofrecer algo en muestra de afecto o consideración”.
Ahora no me diga que no se tiene afecto o consideración, claro que también piense en los demás.
Y como ya lo convencí que usted debe estar incluido en su lista de agasajados, déjeme contarle qué me voy a regalar a «mí mismo». Y despreocúpese porque no necesariamente tiene que ser algo material, aunque no lo descarte.
Me voy a regalar pensamientos positivos, porque confieso, a veces tengo una mente turbulenta.
Me voy a obsequiar una dosis de serenidad, pensaré dos veces lo que hablo o escribo, para no arrepentirme.
Me voy a regalar felicidad, la que no depende de nadie ni de las circunstancias, sino de mí.
Sigue mi lista. Me voy a regalar una agenda, porque quiero ser más ordenado, para tener tiempo para mí y estar donde quiero y con quienes quiero.

PUNTO FINAL. Y a usted que me está leyendo, para esta Navidad le regalo un deseo: ¡Qué sea feliz!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *