Del pollo, el conejo y el gavilán

Columna del sábado 11 de octubre de 2008

Esto ya parece granja, pero se trata de quienes han gobernado el país y lo siguen haciendo.
Alfonso Antonio Portillo Cabrera, ahora tiene 57 años, Presidente de Guatemala
del 14 de enero de 2000 al 13 de enero de 2004; nació en el Oriente del país, en el seno de una familia de clase baja; se mudó a México, donde se graduó como Licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales, en la Universidad Autónoma de Guerrero y, posteriormente, obtuvo un doctorado en Ciencias Económicas en la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.
Durante los setentas, cuando tenía 20 años, se vinculó a organizaciones indígenas y de izquierda.
El «Pollo Ronco», conocido así por su voz raspada, luego de refugiarse en México está de vuelta; el 7 de octubre reciente, un avión de la Procuraduría General de la República, PGR, mexicana, lo trajo para ser juzgado, aunque con dudas en cuanto a un pacto previo para gozar de privilegios, como su libertad bajo fianza.
Después del “Pollo Ronco”, llegó el “Concejo”, esto ya parece fábula. Óscar José Rafael Berger Perdomo, ahora de 62 años, político y empresario, asumió el poder el 14 de enero
de 2004 para sustituir al líder populista del Frente Republicano Guatemalteco, FRG.
Un “Conejo”, pero fino, porque dicen que fue criado en una familia de la alta burguesía guatemalteca, con ascendencia europea –Bélgica-, se licenció como abogado y notario en la Universidad Rafael Landívar, URL. Apodado “Conejo” desde que jugaba béisbol en su juventud.
A pesar que prometió, desde el inicio de su mandato, una lucha contra la impunidad de los corruptos, el “Conejo” no pudo cazar al “Pollo”.
Berger entregó el mando, el 14 de enero del presente año, a su sucesor, el “Gavilán”. Álvaro Colom Caballeros, sobrino de Manuel Colom Argueta
, alcalde de la Ciudad de Guatemala, asesinado por militares en 1979. También es padre de Antonio Colom, bajista de la banda de rock Viento en Contra.
Después de graduarse como ingeniero industrial
en la Universidad de San Carlos de Guatemala, USAC, se convirtió en empresario y funcionario público, hasta alcanzar la banda presidencial. Más pilas, Colom comenta que no es su apodo, el “Gavilán” es su anual, como dice que es sacerdote maya.

PUNTO FINAL. Además de protagonizar una fauna, puede que haya relación –acuerdos- entre ellos; al menos, Portillo y Colom coinciden en algo, ambos tienen 57 años. Y entre Berger y Colom puede existir un pacto de “cero persecución” porque nadie dice si se manejaron bien o mal los fondos durante el gobierno anterior.

2 comentarios en “Del pollo, el conejo y el gavilán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *