Cuando el mundo se quede sin humanos

PUNTUAL

De que sucederá algún día, no hay duda, este mundo llegará un momento en que no tendrá humanos sobre su faz, ni uno solo, nadie. Ni apocalíptico, ni exterminador, sencillamente una posibilidad que ya están estudiando algunos científicos.

Entre los rezagos de que algún día aquí hubo humanos estarán los perros, las mascotas, y los que sobrevivirán serán los que más fácil se adapten a vivir solos. Los pequeños, de patas cortas y caras grades serán los que desparecerán después de los humanos. En la tierra se estima de hay unos 400 millones de perros y unas 300 especies.

Este ejercicio de ver el mundo sin humanos resulta curioso, pero que puede ser una realidad por razones impensadas e inesperadas, o por decisión divina.

En las primeras semanas se descompondrían todos los alimentos y se apagarían las luces, sería un mundo obscuro, como estuvo en la antigüedad, porque no habría mano para generar la energía eléctrica ni quien la consuma.

Al cabo de los primeros cinco años sin humanos, desaparecerían las grandes carreteras, el caos natural se apoderaría de las rutas. Los puentes comenzarían a colapsar, desde los desconocidos hasta los famosos como el puente de Brooklyn de Nueva York.

Sin el humano el mundo volvería a su caos natural, todas las estructuras hechas por manos colapsarían 100 años después. Los incendios forestales por descargas atmosféricas se apoderarían de las regiones sin control.

El ser humano mantiene un relativo orden y control de las cosas, pero sin su precencia, la naturaleza y su caos serían el nuevo orden.

Mientras sea un imaginación, aquí seguimos como huéspedes de un mundo que agoniza por el mismo orden que el humano le intenta imponer.

NO HAY FORMA DE ESCAPAR DE ESTA CITA OBLIGATORIA

PUNTUAL

Por César Pérez Méndez

Estos últimos días han muerto tres personajes de distintos ámbitos y que tuvieron una estrecha relación con Quetzaltenango y sus habitantes. Muchos mueren todos los días y otros nacen, es el ciclo de la vida.

Sus amigos, allegados y familiares despidieron en las últimas horas a Domingo Lima Domínguez, Efraín Avelar Calderón y German Scheel Montes. Hombres prominentes y de gran trayectoria en su campo de influencia.

La muerte es difícil de comprender, pero no hay otro camino. Todos moriremos algún día. La vida es como agua derramada en el suelo, no se puede volver a juntar, dice con precisión la Palabra en 2 Samuel 14:14. Por lo tanto, no es de comprender, sino de aceptar y de entender que no es el fin, sino que solo un tránsito entre la vida terrenal y la vida eterna de nuestra alma.

Al respecto viene a mi mente, aquella pregunta a un gran motivador, que su oyente le dice, dígame algo verdaderamente motivante, este le responde: “Te vas a morir”. Al principio pareciera que no es nada alentador, pero viene siendo una gran verdad y motivación para que busquemos vivir bien los días que tengamos sobre la tierra.

La partida de estos tres hombres nos debe hacer reflexionar y buscar un boleto a la eternidad para encontrarnos con Cristo, hijo de Dios, quien prometió: “el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá”, Juan 11:25.

Todo está hecho de polvo y todo al polvo volverá, se lee en Eclesiastés 3:20.

Esto es carne y por lo tanto nadie puede retener su espíritu y evitar que se marche, no hay forma de escapar de la muerte, pero sí hay forma de trascender a la eternidad, porque: “todo el que obedezca mi enseñanza jamás morirá”, promesa en Juan 8:15.

Descansen en paz don Domingo Lima, Dr. Efraín Avelar y don Scheel German. Gracias por su legado. Mi solidaridad con sus familias.

Don Domingo Lima, Dr. Efraín Avelar y don Scheel German. Descansen en paz.