“Si soñar es gratis, para que soñar pequeño”

PUNTUAL

Hay historias que además de contarse, deben compartirse; una de ellas es la de Marcos Andrés Antil, maya q’anjoba’l, huehueteco, guatemalteco. Se presenta como autor del libro autobiográfico Migrante.  

Este sábado se encuentra en Xela, y cuando le pregunté, dice que además de presentar su libro, anda buscando inspiración.

En una conversación de 45 minutos intentamos resumir una vida contada en un libro de 302 páginas. Imposible. Por eso, luego de ver la conversación, el siguiente paso es leerlo.

Marcos emigró a Estados Unidos solo cuando era un niño de apenas 14 años, hoy a sus 45, puede decir que no solo conquistó el “sueño americano”, sino que busca descubrir y promover “el sueño guatemalteco”. Y se fue solo, no porque quería, sino porque sus padres, unos años antes habían huido de la guerra interna desde su natal Santa Eulalia, Huehuetenango.

De la entrevista subrayo esta idea: “Si soñar gratis, para que soñar pequeño”, muchá, le dice a los jóvenes, se vale soñar. La importancia de soñar radica en que te abre la visión, te da visión y ya con ella, eres capaz de todo, porque cualquier barrera, se sobrepasa, y cualquier sacrificio vale la pena.

Fueron muchos años de luchas, esfuerzos, pero también momentos duros, los siete segundos que él llama, cuando pensó en ponerle fin a su existencia. Pero seguramente, dice, que fueron las peticiones de su mamá, de rodillas todos los días, lo que lo salvaron, rescataron y luego decir, sí se pudo, cuando se graduó de la universidad.

El libro Migrante tiene ADN en sus páginas, porque además de enseñanzas, tiene un propósito grande que es explicar de dónde venimos, para la valoración de nuestra identidad y para convertirla en nuestra mayor fortaleza.

Por ello su exitosa empresa de desarrollos digitales para mercadeo de internet y arquitectura de sitios web, con operaciones en Estados Unidos, Colombia y Guatemala, se llama XumaK, que significa florecer en q’anjob’al.

Comparte que le encanta el mundo digital porque no hay fronteras, no hay norte ni sur. Hay tanta libertad como oportunidades.

A los emprendedores les dice que si van emprender, primero que tengan fe, y éntrenle con todo, no con un 5% o un 99%, debe ser con todo.

PUNTO FINAL. A todos, estés donde estés, hagas lo que hagas, nos deja la invitación de florecer, para lo cual no hay lugar para rendirse.

Aquí puedes ver la entrevista completa:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *