El corazón que quiero

PUNTUAL

Pun, pun, pun, punn, cómo suena tu corazón, muchos no lo saben, y otros nunca han oído su corazón. A colación este tema, porque cada 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta que las enfermedades del corazón son la principal causa de muertes en el mundo, y que, por las mismas, más de 10 millones de personas mueren en el mundo cada año. Dramático, cardiaco, pero real.

Pero ni el Covid-19 mata tanta gente como los males del corazón, por ello, este tema es tan relevante. Sabiendo esto, tenemos mucho por hacer.

Todos hacemos cosas por nuestro corazón, solo que no necesariamente son cosas buenas. Somos enemigos del corazón si no cuidamos nuestra salud, comenzando con nuestra alimentación y si tampoco hacemos ejercicio.

Aquella idea de que el corazón es el motor de nuestra vida no es distante de la verdad, porque irriga la sangre en todo nuestro cuerpo. Pero no es solo lo anterior, también transporta sentimientos, como felicidad; o lo contrario, guarda tristezas, frustraciones, amargura o dolor.

Derivado de lo anterior, sin profundizar, puedo afirmar que el corazón tiene inteligencia, tiene neuronas, tiene memoria.

Es más importante de lo que sabemos o creemos, no solo es un músculo u órgano vital, el corazón es nuestra vida misma. Es el centro, por eso hay que saber a quién compartírselo, pero más importante es saber qué alojar dentro.

Cuidemos nuestro corazón por muchas razones, pero especialmente porque nos da la vida. El espíritu de cada uno se aloja en el corazón o en la mente, eso no es la discusión, el tema es saberlo y sentirlo.

Además de cuidar el corazón, debemos limpiarlo a cada cierto tiempo, porque reflejamos lo que hay dentro. ¿Cómo es el corazón que quieres?  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *