La voluntad de Dios y algunos vagos

PUNTUAL

Por César Pérez Méndez

Mañana se termina el cuarto mes del año, un mes entero en crisis, sumando los días de marzo, llevaremos 45 días desde que se paró casi todo.

Hay que creer que no hay quinto malo, mayo es la esperanza para muchos, especialmente en el ámbito de los empleos y el comercio, porque sin ellos no hay como mover la vida. Estamos esperando dos cosas de aquí al próximo domingo, primero que se mantengan las cifras del Covid-19, que no haya aumento de casos; y segundo, que el presidente Giammattei de a conocer las “buenas noticias” como dijo, de modificar algunas medidas para que haya un recomienzo de todo.

No van a ser de golpe los cambios, pero pueden ir gradualmente, privilegiando la vida como hasta el momento. Solo van 16 muertos en Guatemala, comparado con miles en otros países.         

Pero mientras tanto, seamos realistas y no tapemos la pereza con excusas. Muchos -ojalá fueran pocos- ante todo lo que está sucediendo solo están a la espera y dicen “que sea la voluntad de Dios”, esta frase fácilmente es la excusa para la holgazanería de los vagos.

La verdad hay muchos que no están yendo a trabajar, pero sus cheques llegan puntuales, principalmente los empleados del Estado, como los maestros de las escuelas e institutos que tienen abandonados a sus alumnos, pero el salario a ellos no los abandona. Por muchos, que la cuarentena dure todo el año, pero no.

Espero que no se confunda mi enfoque, porque la santa y bendita voluntad de Dios es perfecta, otra cosa es quedarse de brazos cruzados a esperar a que cambien las cosas, porque no van a suceder.

La voluntad de Dios es que seamos diligentes, que nos esmeremos y que activemos. Nunca voy a olvidar aquella verdad que dice que Dios bendice solo a los que están en movimiento y mejor si es de madrugada.

La voluntad de Dios no es quedarse esperando a que las cosas ocurran y menos a que fructifiquen. Mayo no solo es el mes de las madres, es el mes de la reactivación, claro con todos los protocolos y medidas, pero es el tiempo para hacer lo que venimos pensando.

Por generación espontánea nada nace, hay que provocar nuevos escenarios para una nueva forma de vida. De verdad que esos cuantos vagos van a seguir ahí y la voluntad de Dios se va a mover con los emprendedores e innovadores.

Felicito y me uno a la Red de Emprendedores con Fe que han abierto un grupo en WhatsApp y una página en Facebook, porque son amigos que quieren mover la buena voluntad sobre sus vidas. Nada va a seguir igual, pero hay que cambiar y adaptarse porque la vida sigue y gracias a Dios no somos de la lista de los 16 ni vamos a ser.

Otra iniciativa que me motiva es la de Interplaza Xela, el primer centro comercial que pone sus tiendas en línea por medio de Messenger, algo que no solo beneficiará a sus inquilinos, sino que viene a defender los empleos de tantos colaboradores de las tiendas, y además, reactivará la economía que necesita un nuevo aire.

Voy a cerrar con las palabras de Wayne Dyer que dice, “cuando cambiamos la manera en que miramos las cosas, las cosas que miramos cambian”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *