Importantes recordatorios que nos ha traído el coronavirus

PUNTUAL

Un intruso nos vino a cambiar el statu quo y como sabemos que vino para quedarse, tendremos que aprender, todos, a lidiar con su incomoda presencia: el Covid-19.

La llegada al país del coronavirus nos vino a dar una timonazo, nos cambió el rumbo al menos en el día a día. Afortunados los que pueden seguir con su productividad en línea, como lo facilita ahora la tecnología y la conectividad; y todos los que están informados por estas plataformas.

No todo es malo. Hasta el coronavirus tiene su lado reflexivo, es de detenerse un momento a pensarlo. Lo primero que nos recuerda esta pandemia global es que somos vulnerables y por lo tanto no tenemos el control de muchas cosas, como a veces creemos.

El coronavirus nos recuerda que solo Dios tiene el control de todo, nosotros no, pero ni de nuestro entorno, si no, por qué estamos en casa, porque no podemos controlar nada allá afuera. Por ello, la fe es importante, sin religión, porque yo le creo cuando dice -adaptado-, a ti no te sucederá ningún mal, ni virus se acercará a tu casa.

Nos recuerda también que hay pocas cosas más importantes que cuidarse a un mismo. Cuando se trata de salud nadie es más importante que uno mismo, claro, porque si no, cómo ayudamos a los que nos necesitan y más a nuestros seres queridos. Sin salud no hay nada.

Hay cosas más importantes que ir al colegio, a la universidad, que abrir un negocio o atender a los clientes y es solo el bienestar personal y familiar por encima de todo.

En realidad, no estamos aislados, porque tenemos comunicación con el exterior, pero estamos apartados, la mayoría, para evitar una mayor propagación de la enfermedad.

A partir de entonces, debemos tener buenas acciones, precauciones y tolerancia. Todo es pasajero.

A partir de entonces, debemos tener buenas acciones, precauciones y tolerancia. Muchos tienen su casa como hotel, porque solo llegan a dormir; pues bueno, este es el momento para hacer lo que muchas veces pensaron, echarle una manita de gato a la casa.  

Juntos saldremos adelante, pero más rápido si confiamos en el Altísimo, quien nunca pierde el control ni en estos momentos.

PUNTO FINAL. De peores cosas hemos salido, no va a ser del pinche invisible coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *