Diez privilegios de vivir en Xela

PUNTUAL

Hay mucha gente que llegó para quedarse, desde un chef italiano hasta un futbolista uruguayo. Xela tiene un imán que solo se explica estando aquí y sintiendo en carne propia la experiencia de estar en la tierra de los chivos.

Xela no es una tierra exclusiva de los quetzaltecos, es también de los ciudadanos que vinieron de otros departamentos y países y que, en algunos casos, la aman más, porque también trabajan duro, la respetan y la cuidan; porque uno no escoge donde nacer, pero sí donde vivir.

Por eso quiero compartir en detalle algunos privilegios de vivir en esta linda ciudad llamada Xela:

  1. Es un privilegio sentir el frío de Xela, tan rico que para sentirse vivo hay que respirarlo profundamente. Esas mañanas nubladas que limitan la visibilidad pero que provocan sensación de una porción del cielo sobre la tierra.
  2. Emponcharse en las noches de lluvia o madrugadas de frío, otro privilegio. No hay otro lugar que no sea Xela para cobijarse y mejor si en pareja.
  3. Su Luna de Xelajú inspiración de Paco Pérez y de muchas generaciones, que hace que las calles se bañen de plata en las noches de amor.
  4. Sus shecas remojadas en bebida caliente, mejor si es con la llamada bebida de los dioses.     
  5. Es un privilegio degustar de una tasa de chocolate artesanal, mejor si es de Doña Pancha o de sus comadres.
  6. Sus buñuelos, especialmente los de doña Fidelia en el Parque Central que los sirve calientitos con miel de panela.  
  7. Los paches del sábado, los de la cuadra, en la tienda con el foco rojo, degustado con pan francés y chocolate caliente, junto a un chuchito o cambray. ¿Dime si no?
  8. Los incondicionales al equipo Xelajú MC, la mejor afición de Centroamérica. El equipo debería corresponder siempre a esa empatía única. Es un privilegio y honor ser Superchivo.    
  9. Es un privilegio que a 20 minutos puedes estar en un baño de azufre y a 1 hora estar en el calor o en el mar.
  10. Xela es un privilegio porque lo tiene todo, entretenimiento, cultura, gastronomía; por qué ir tan lejos, si aquí está lo que anhelas y necesitas. Tú eres privilegiada o privilegiado por decidir estar aquí.  

No pasa nada si sumas otros privilegios, sería un gusto saber cuáles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *