Iglesias guardan distancia de los políticos y candidatos

PUNTUAL

Los fines de semana algunos políticos y candidatos a cargos de elección popular de Xela instalan su publicidad frente a las iglesias, especialmente evangélicas por la afluencia, para ver si suman votos, pero el resultado puede ser contraproducente.

En una de las iglesias más grandes de la ciudad, ayer uno de los candidatos a alcalde, llegó a poner vallas móviles y música, lo que provocó más disgusto que seguidores. Señores candidatos, no hay que hacer cosas malas que parezcan buenas. Al menos esa “estrategia” no funciona.

Ante la publicidad política en las afueras de la iglesia, antes de cada predica, los líderes evangélicos dicen claramente en el micrófono que ellos no tienen nada que ver con eso ni con el candidato que lo hace, porque, aunque es frente al templo, es en área pública. No solo no tienen que ver con el candidato, sino que, además, no apoyan a nadie en particular.

En el pulpito lo que dicen a los asistentes es solo que analicen bien su voto para este próximo 16 de junio, pero no dan su apoyo abiertamente a nadie. Bien hacen, porque religión y política no debe mezclarse; las veces que se ha hecho abiertamente, el resultado es negativo.

El pastor Harold Caballeros intentó ser presidente de la República y al no lograrlo, solo trasfirió sus votos a Otto Pérez Molina en la segunda vuelta que lo hizo presidente y como pago, llegó a ser ministro de Relaciones Exteriores. Pero su carrera política fue en decadencia y habría afectado otros ámbitos; su iglesia recientemente vendió la cadena de radio Visión.

Los candidatos tampoco deben ir en busca del voto por segmentos religiosos, porque finalmente las iglesias no votan en bloque, sino que sus fieles deciden individualmente como corresponde en la voluntad popular. Definitivamente no hay voto evangélico ni católico.

Eso sí, los candidatos deben ser creyentes, pero en su fuero personal, sin que esto sea para captar votos. Dios es quien pone y quita gobernadores, pero el pueblo está llamado a hacer bien su papel de ciudadanía. Las elecciones generales están cada vez más cerca: a tan solo 26 días.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *