10 cosas que los quetzaltecos hacen en Xelafer

Hoy comenzó la 134 edición de la Feria Centroamericana de Independencia. Esta es una lista derivada de la observación del autor de la nota. Cada año, los quetzaltecos esperan la feria más que cualquier otra celebración, por eso:

  1. Madrugan para apartar lugar en los recorridos de los diferentes desfiles, especialmente el 15 de septiembre, y el 16 para ver las carrozas.

  2. Se toman selfies con las reinas nacionales e internacionales.

  3. Van al Parque Central el 14 de septiembre en la noche, aunque ni se pueda ver bien a las bandas, por la multitud.

  4. Acuden al campo de la feria el 16 y 17, porque creen que el 14 y 15 van las personas que viene de otros lugares.

  5. Asisten masivamente a los conciertos gratuitos en lugares públicos organizados por empresas de bebidas.

  6. En el campo de la feria comen churros y/o garnachas, pero mejor si estas últimas son de Lucerito.

  7. Sacan sus mejores galas y estrenos para las veladas y los desfiles de los escolares.

  8. Entran más de una vez al salón de exposiciones, aunque sea un mercado, en lugar de exhibición de productos y maquinaria moderna.

  9. En los juegos mecánicos van a ver a los atrevidos que se suben al Tagada.

  10. Le ponen una bandera nacional y de Quetzaltenango a sus vehículos.

Disfruten Xelafer 2018 en orden y con respeto.

Inicio la feria este viernes 7 de septiembre de 2018. Las bellezas recorren el campo de la feria. Foto La Voz de Xela: Leonel Rodas

Qué hacer con las piedras en el camino, según Aníbal Juárez

PUNTUAL

Siempre que escucho historias de éxito personal nunca falta el ingrediente de la disciplina unida a la voluntad. Cuando alguien te cuenta algo muy propio, tómalo como una bendición para tu vida. Los testimonios son regalos.

Hoy al desayuno empresarial de la Cámara de Comercio Filial Quetzaltenango acudieron más de 50 personas para escuchar los relatos de vida de un hombre de luchas en los negocios, me refiero al señor Aníbal Aurelio Juárez Velásquez, quien de forma natural cuenta cómo ha sido su caminar.

Escuchar experiencias muchas veces es mejor que leer libros. Una vida de éxito no está llena solo de cosas buenas, sino que también de espinas. Aquel primer transporte pesado que logró a base de esfuerzos no solo le fue desmantelado, sino que luego se lo robaron; pero no bajó la guardia y hoy tiene una flota de más de 80 camiones.

Comenzó en el año de 1972 con Transportes Minino y luego fundó Perfiles Candelaria. Antes de poner cualquier negocio, Aníbal aconseja ver todo alrededor e ir a otros lados a ver qué están haciendo.

Para su primera tienda tenía un capital de Q50, de los cuales Q20 dio como renta anticipada en La Democracia, zona 3 de Xela, local que llenó con cajas vacías para mostrar que no estaba en cero. De vender sus primeras 10 bolsas de cemento, llegó a vender 50 camiones al día.

Respecto a las dificultades, don Aníbal dice que en el camino siempre vas a encontrar piedras, pero que la clave está en saberlas hacer a un lado para continuar. No hay caminos limpios, pero hay fuerza de voluntad para avanzar.

Si no cambiamos no crecemos, pero si no tenemos disciplina nunca vamos a ver nada. Al cierre de su intervención contó que tiene más de 80 colaboradores y que muchas veces veía imposible poder pagar la planilla, pero al final, siempre terminaba cubriendo todo, por lo que asegura que todo viene de Dios como una bendición.

No es Jimmy ni Iván, es Guatemala

PUNTUAL

La gente con escaso criterio y poco amor por Guatemala es fácil que se tome calenturas ajenas. No hay que caer en la provocación, mucho menos en la trampa. A muchos, aunque no parezca ni lo demuestren, les conviene un país en pedazos; a nosotros, los ciudadanos independientes, no.

La división y la confrontación es un modus vivendi que a muchos ingenuamente involucra y a pocos beneficia. Lo que está pasando en Guatemala debe verse como es: este no es un asunto de los que le van al presidente Jimmy Morales o los que respaldan a Iván Velásquez. Porque no se trata de quién es más fuerte o quién traga más pinole en seco.

Morales qué quiere demostrar, que parándose junto a un grupo de militares uniformados va a imponer autoridad. No señor. La autoridad no se impone ni se demuestra, se gana, y no se tiene que decir, es natural. Por el otro lado, el señor comisionado de la Cicig, aunque lo niegue, ya personalizó un clamor popular genuino de no más corrupción e impunidad. Cuando hay bandos no hay objetividad.

Esta lucha libre de quién da más piruetas o quién saca a quién, solo está causando divisiones innecesarias y confrontaciones. A los dos, si es que terminan su periodo y mandato, respectivamente, ya solo les queda un año. Pero el país aquí va a estar, y cada habitante: niños, jóvenes y adultos, lo asumirá en las condiciones que se lo dejen.

Ahora que el presidente no quiere dejar entrar a Velásquez al país, que el caso siga en la vía diplomática, no en la vía de las calles. Con salir a bloquear las carreteras no ayudan a nadie, por el contrario, solo afectan el bolsillo de todos.

Si como ciudadanos no somos sensatos, ahora que corresponde, y tomamos pasiones ajenas, temo, de verdad, que Guatemala se convierta en una Nicaragua o Venezuela. ¡Dios nos libre!
A mí, Jimmy e Iván me tienen sin cuidado, ellos se van a ir, lo que me preocupa es mi país. La corrupción no es un asunto de presidentes, es una cuestión de raíz que debe combatirse con educación y una cultura de transparencia que no es de un periodo, sino de generaciones.

Que Morales ya no quiera demostrar nada, porque lo que no pudo hacer jamás lo compensará, y que la Cicig acepte que su trabajo fue un aporte, pero que no dejen un peor costo social: polarización y fragmentación del país. Yo no estoy a favor de ningún lado, no conviene en lo mínimo, yo estoy a favor de una Guatemala en paz y sin confrontaciones.

Estos personajes, protagonistas de la coyuntura y de los memes, no son eternos, pero el país y sus habitantes aquí seguiremos.