Busco alcalde para Xela (Parte I de V)

Por César Pérez Méndez

PUNTUAL

Así como están las cosas… como ciudadanos es mejor estar atentos, y que desde ya se empiece a pensar en quién puede gobernar una ciudad tan linda y prodigiosa como Xela.

La ciudad, como tacita de plata, se les dio a los incompetentes que la han abandonado o tratado como si fuera vasija barata. No podemos tolerar que la cosa pública local siga de mal a grave. De peor en peor, porque así, en pocos años, el panorama puede ser irreversible.

Gente cercana al actual alcalde Luis Grijalva me ha comentado la perversidad que este señor tiene en su cabeza: reelegirse. ¿Cómo es posible? De entrada, se le puede ocurrir eso y cualquier barbaridad, pero otra cosa dirá el pueblo, que es testigo de la realidad.

Una reelección en las condiciones actuales de la ciudad es impensable, ya pasó más de la mitad del periodo y lo que resta de tiempo sería solo para reivindicarse, porque la nota estaría perdida, en rojo, por debajo de 50 puntos. Cronológicamente hay que ir dándole la vuelta a la página, por eso, busco alcalde para 2020-2024. Aclaro que no tengo ninguna investidura para tal propósito, porque lo puede hacer cualquier ciudadano que viva aquí y sienta la necesidad. Si busco alcalde es porque no quiero sorpresas, ni quiero que se repita aquello de “el menos peor”, “aunque sea ese”, “ese no parece ladrón”, y tantas confusiones más que después pasan una factura terrible para la colectividad.

Busco alcalde porque estoy molesto que un pueblo relevante como Xela esté desgobernado por un señor, que como no ofreció nada, tampoco hace nada. Este año se verán unas cuantas obras, pero son las que se debieron hacer hace uno o dos años.

Busco alcalde porque Xela merece estar mejor. Se merece un liderazgo positivo, y que sus habitantes tengamos mejores condiciones de vida en un ambiente ordenado y moderno. En las próximas columnas sobre este tema hablaré de: los que por el momento quieren ser alcalde de Xela, los concejales que perdieron su oportunidad y los excandidatos para el olvido; luego, el perfil académico y la experiencia del aspirante que podría ser ideal; la conformación de un equipo multidisciplinario y representativo; y finalmente, cómo debe construirse el plan para gobernar una ciudad emergente como la nuestra.

Buscar perfiles no significa campaña anticipada, porque habrá que esperar la convocatoria del Tribunal Supremo Electoral, pero hay que tomar en cuenta que las elecciones serían en junio de 2019, es decir, dentro de 16 meses. ¿Cómo encontrar un buen alcalde es la primera inquietud que todos los ciudadanos debemos despejar? Para comenzar, no es quien quiere, sino quien puede.

Columna publicada en lavozdexela.com