Saltar desde una avioneta: lo hice porque hay que vivir al máximo

aDespués de mi aventura en Puerto Escondido, México, me han preguntado qué se siente lanzarse desde una avioneta. La adrenalina pura que comienza a miles de pies de altura la resumo en seis vivencias:
Primero: cuando se abre la puerta, vienen a la mente las películas de tragedias aéreas, porque la presión -aire y ruido- es extrema.
Segundo: al saltar sientes la verdadera libertad que otorga el vacío, al punto de valerte madre el mundo. Sensacional, porque no se compara con nada.
Tercero: una sensación de que no somos nada y al mismo tiempo, que somos el centro de la galaxia.
Cuarto: la caída libre te hace un ángel de carne y huesos. Créeme.
Quinto: que nadie más que tú tiene el control de tu existencia.
Y sexto: que para volar no hacen falta alas, sino que al final un buen paracaídas, pero no sin antes asegurar valor y decisión, como todo en la vida.
“Las mejores cosas de la vida están del otro lado del miedo”.
Gracias por las felicitaciones recibidas en redes sociales y te digo una cosa, si quieres hacer algo, sea lo que sea, que nada te lo impida, total, lo cierto es que la vida no tiene repeticiones ni segundas oportunidades. ¡Adelante, lánzate!

Este es el momento en que no hay vuelta atrás, la decisión está tomada.

Este es el momento en que no hay vuelta atrás, la decisión está tomada.

Adrenalina al máximo al llegar al aeropuerto y caminar hacia la avioneta.

Adrenalina al máximo al llegar al aeropuerto y caminar hacia la avioneta.

Altura máxima alcanzada, en un vuelo que dura 15 minutos y solo se dirige hacia el cielo. Cinco, cuatro, tres, dos y hacia el infinito y más allá.

Altura máxima alcanzada, en un vuelo que dura 15 minutos y solo se dirige hacia el cielo. Cinco, cuatro, tres, dos y hacia el infinito y más allá.

El momento cuando ya no hay nada más que la caída libre.

El momento cuando ya no hay nada más que la caída libre.

¡Indescriptible!

¡Indescriptible!

Una dimensión galáctica.

Una dimensión galáctica.

Cuando se comienza a ver la tierra y el mar desde el cielo.

Cuando se comienza a ver la tierra y el mar desde el cielo.

Una vista de pájaro.

Una vista de pájaro.

En la vida me propuse una docena de cosas extremas, esta fue la séptima y sobreviví.

En la vida me propuse una docena de cosas extremas, esta fue la séptima y sobreviví.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *