Ascenso a Los Cuchumatanes: un toque al cielo desde la tierra

Es mi tercera vez y ya se ha vuelto ley ir a Huehuetenango, cada año, al glorioso Ascenso a Los Cuchumatanes. Es en verdad una experiencia sin comparaciones. Creo que es la mejor carrera del país. Van XXXVI ediciones de la llamada gran hazaña. Sus características naturales y de subida la hacen única y mágica.

La prueba de 18 kilómetros es extremadamente ardua, pero no imposible. Es para mujeres y hombres de maíz. Nadie debe atreverse sin un buen entreno, alimentación y descanso apropiados. Ahí hasta los vehículos de doble sufren para escalar.

La carrera es especial por su altimetría que comienza en el Parque Central de Huehuetenango a 1,907 y termina a 3,140 msnm en Los Cuchumatanes, la cima no volcánica más alta de Centroamérica.

Cruzar la meta en Los Cuchumatanes es quizás la experiencia más grandiosa que puede vivir un corredor, yo ahí he sentido tocar el cielo desde la tierra.

La organización del Ascenso a Los Cuchumatanes es cada vez mejor. Felicitaciones por esta oportunidad de sentirse vivo.

Llegando a la cima en el Ascenso a Los Cuchumatanes.

Llegando a la cima en el Ascenso a Los Cuchumatanes.