Lo que hay que cambiar, según una pregunta de 1944

Por César Pérez Méndez

 

Con atención lean lo que sigue. Un día un periodista le preguntó a Juan José Arévalo, electo presidente tras la Revolución de 1944, ¿Qué hay que hacer con el descalabro en que se encuentra país –igual o peor que ahora-? Cambiar, respondió. Volvió a preguntar, ¿Cambiar qué? Lo que no está bien, señaló. ¿Qué no está bien? Lo que no funciona, indicó. Y, ¿qué no funciona? Todo, todo. Entonces, hay que cambiar todo.

El problema de Guatemala no son los políticos, sino que la estructura actual que les permite vivir en un ecosistema lento en ejecución y veloz en corrupción, esto último ya no solo es lo que pienso yo, sino lo que todos los ciudadanos compartimos y sufrimos. Por eso se han dado y seguirán las protestas.

Hay que cambiar las reglas del juego, no debería haber reelección de diputados y alcaldes, a lo sumo, bien definido, una sola segunda oportunidad para quienes hagan bien su trabajo, más de ocho años nadie y menos que quieran perpetuarse en el poder; se debe suprimir la lista nacional de legisladores ociosos, se debería votar por concejales y síndicos, no solo por alcaldes. Hay muchos personajes siniestros en las planillas.

El presidente de la República debería ser removido por clamor popular si no hace bien su trabajo, debe estar en ley, y los jueces deberían ser vitalicios, pero con monitoreo permanente de sus resoluciones, porque podrían ser expulsados del cargo por inclinar de manera perversa la balanza.

Qué bonito es lo bonito y que directo es lo directo, no olviden lo que dijo Arévalo, presidente de 1945 a 1951, hay que cambiar absolutamente todo. Si no se hace esto, los mismos van a volver a entrar el próximo 6 de septiembre. El Congreso como está se debe disolver.

El problema no son los actores y actrices de la farándula política, el origen del mal es el libreto que permite mañas y trucos para que sinvergüenzas se salgan con las suyas. El sistema caducó y debe ser cambiado.

elQUETZALTECO 31 años de vida: un joven adulto

31 años postal-01

Media vida he acompañado al periódico ‪#‎elQUETZALTECO‬, de los cuales, en los últimos 10 años he tenido el honor, sobre todo, el compromiso de dirigirlo. Hoy ‪#‎31Aniversario‬.

Todo medio de comunicación tiene vida, y si fuera una persona, elQUETZALTECO sería ahora un joven adulto, con experiencia –alguna, poca o mucha–, pero con entusiasmo para cumplir su enérgica misión de informar y entretener con creatividad, voluntad y, sobre todo, con el respeto que se merece la audiencia.

PALABRA DE HONOR que estamos firmes y continuaremos con nuestra misión de servir cada día, cada momento, con lo más relevante y de interés general. Hoy que cumplimos 31 años de circulación volteamos a ver en el tiempo y observamos que el legado de periodistas, columnistas, fotógrafos y diseñadores ha sido construir parte de la historia, que no nos han contado sino que nos toca vivir.

Compartimos la satisfacción con todos ustedes y celebramos un aniversario más, del mejor modo, haciendo lo que más nos apasiona: informar, porque ante las noticias no hay pausa ni momento que esperar. Rebasar las tres décadas puede ser poco o mucho, porque el tiempo es relativo, es de cada uno.

La semilla periodística plantada el 12 de mayo de 1984 germinó y en el 2000 pasa a bisemanario, en el 2002 a trisemanario y desde el 2013 vive su etapa cotidiana.

Gracias por recibirnos en casa, en el trabajo o donde haya espacio para informarse con la versión impresa o en las plataformas digitales.