Venimos al mundo a ser felices

Por César Pérez Méndez

 

Para entender la felicidad hay que ver este discurso, del entonces presidente uruguayo José Alberto Mujica Cordano, conocido como Pepe Mujica. Un hombre valioso por sus ideas y ejemplo de político digno.

Hoy en el Día Internacional de la Felicidad, traigo a colación las palabras de Mujica, cuando dice que venimos a la vida a intentar ser felices porque es corta y se nos va.

El desarrollo humano no puede ser en contra de la felicidad, asegura. El problema de este mundo no es ambiental, sino que político.

Sentencia que, pobre no es el que tiene poco, sino que verdaderamente pobre es el que necesita infinitamente mucho; y desea, desea… y desea más y más.

Más que nueve letras, la felicidad es cultural.

El primer elemento del mundo se llama la felicidad humana.

 

La aspiración permanente de ser feliz

Editorial elQUETZALTECO viernes 20 de marzo de 2015
El ser humano, en todas las etapas de su vida, niñez, adolescencia, juventud y adultez, así como requiere de alimento, techo y abrigo, necesita ser pleno, es decir, ser feliz, algo que en estos tiempos pareciera estar lejano.
Le platicamos de este asunto, porque aunque no todos lo crean, hoy se celebra el Día Internacional de la Felicidad, establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Es una nueva conmemoración, instituida hace tres años.
La felicidad es como el viento, no necesariamente se mira, pero se siente, se disfruta, se goza, por eso bien dicho está que es un privilegio que muy pocos gozan, a pesar que está al alcance de todos.
La felicidad no hace excepción de personas, es para todas las edades, para las distintas clases sociales, porque no depende de cosas materiales, sino que más bien es un estilo de vida que hay que adoptar y aprender a llevar.
Para ser partícipe, primero hay que entender o definir este bonito sentimiento que muchos solo conocen porque lleva nueve letras. De acuerdo con el Diccionario de la lengua española, la felicidad es el estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien. Es una definición materialista. Así lo entiende la mayoría, que para ser feliz hay que tener, desde dinero hasta compañía. Pero qué decimos de la gente que no tiene grandes bienes materiales, pero es plena; y en contraposición, de las personas que cuentan con cualquier cantidad de dígitos en el banco, pero que son infelices y sufren. No es el dinero acumulado el que otorga el bienestar, es la forma de afrontar las situaciones, con o sin recursos.
El mismo diccionario al ampliar la definición dice que la felicidad también es la satisfacción, el gusto y estar contento. De esa cuenta se debe entender como el estado de ánimo de la persona que se siente plenamente satisfecha por gozar de lo que quiere o por disfrutar de algo bueno. Algo que en estos tiempos y condiciones sociales es difícil porque la forma de vida está polarizada por las cosas y aspiraciones materiales.
El camino de la felicidad es lo que debemos entender, porque el fin, lo que se quiere, no es lo más importante, sino el trayecto para conseguirlo. Cuántos en lugar de disfrutar de una carrera universitaria sufren, porque tienen los ojos puestos en el título, cuando la satisfacción está en ese trayecto de aprender y llegar a la meta.
Ser feliz no tiene precio y gracias a Dios no depende de algo en específico, porque el abanico para lograrlo y mantenerlo es amplio. Hay que comenzar con hacer lo que a uno le gusta. Por eso para ser feliz no hay que trabajar, sino buscar entretenerse en lo más apasionante y eso cada uno lo sabe.
Entre otras cosas no olvidar que debemos ser positivos, incluso frente a las dificultades y adversidades, porque quien actúa de esa manera, rápido encuentra la luz al final de cualquier túnel. Y para ser feliz, además de darse a los demás, familia y amigos, hay que hacerse un tiempo personal de calidad, como practicar el deporte favorito o leer un buen libro. Sonría.

La justicia frena en alguna medida los asaltos en ruta

Editorial jueves 19 de marzo de 2015 – elQUETZALTECO

 

Estamos a 10 días de la Semana Santa y la mayoría, además de las tradiciones urbanas, piensa en el descanso en la playa o centros recreativos, por ello, uno de los temas importantes es considerar la seguridad en las carreteras.

Un asunto es la seguridad vial, que debe cuidarse con el mantenimiento de los automotores y las precauciones al conducir, y otra es la pública en los distintos tramos, porque mientras unos descansan, otros aprovechan para delinquir.

Hay que estar sabidos que ninguna carretera es segura o despejada de vándalos, pero hay otras más peligrosas, como la que lleva de Quetzaltenango a Retalhuleu, específicamente en jurisdicción de El Palmar, donde se cometen con frecuencia asaltos a mano armada. Hasta el momento, el problema de los atracos a automovilistas no se ha podido parar en definitiva, porque a pesar que ha habido capturados, el flagelo sigue en manos de otros delincuentes en esa zona.

Sin embargo, aun con la desconfianza generalizada, hay una luz de seguridad que sale desde los tribunales de Xela, con la sentencia de una banda de ladrones que deberá purgar 33 años de prisión por haber asaltado a los pasajeros de una camioneta y por haber matado en el mismo hecho a un señor. A pesar que los hechos se registraron en el 2013, el trabajo de la Policía Nacional Civil y del Ministerio Público logró que estos asaltantes hoy estén condenados. Esta quizás es una excepción en medio de tantas fechorías, pero deja un precedente para estos criminales que atormentan a las personas que salen a trabajar o pasear.

Bajo estas circunstancias podemos afirmar que la administración de justicia contribuye a frenar estos ilícitos, principalmente ahora que se aproximan los días de asueto y donde hay mayor movilización en las rutas del país.

En aquella ocasión, cuando los cinco ladrones armados salieron al paso del transporte colectivo, dentro de la unidad iban alrededor de 20 pasajeros y uno por uno fue despojado de sus pertenencias, comenzando por las billeteras o carteras, y luego por objetos de valor como joyas. Sin embargo, uno de los usuarios se opuso y fue atacado con balazos. Por ello, aunque suene reiterativo, no hay que oponerse a estos hechos porque el saldo puede ser la pérdida de vidas humanas. Los criminales cada vez que actúan a pesar que pueden ser “expertos”, van cargados de temor y nerviosismo, por lo que cualquier movimiento o reacción de las víctimas los pone en alerta y atacan.

En estas fechas, en que se desplazan grupos de amigos y familias completas, además de pedir precauciones, como viajar de día y mejor si en cadena de varios vehículos, exigimos a las autoridades que investiguen y que actúen de manera preventiva, porque estos delincuentes pueden ser fácilmente identificados antes que salgan a tapar carreteras. De la banda de los cinco condenados, los mismos vecinos sabían que no se dedicaban a nada bueno, porque aparte de no trabajar, intimidaban con su apariencia delictiva.

EL MENSAJE DETRÁS DE LAS AMENAZAS A LOS FISCALES DEL MP

Editorial elQUETZALTECO 18.3.15

 

Ya se cumplió una semana del asesinato de los periodistas mazatecos Danilo López y Federico Salazar, y el tema sigue vigente, por varias razones, principalmente porque hay quienes se oponen a su esclarecimiento.

Ayer las amenazas verbales de muerte y vía telefónica llegaron hasta la sede de la Fiscalía del Ministerio Público (MP) de Mazatenango, Suchitepéquez, para ya no continuar con las investigaciones sobre el doble asesinato o que se atuvieran a las consecuencias.

Con estas circunstancias se confirma que la muerte de los dos periodistas y uno más herido no son aisladas a las estructuras ilegales en esa región, y que podrían derivar del narcotráfico o de los grupos de poder que manejan las esferas públicas infestadas de corrupción. Con estas nuevas intimidaciones, ahora a los trabajadores del ente investigador, confirmamos además el poco intelecto de quienes dieron las órdenes para cometer estas atrocidades en contra de la libertad de prensa, porque lo que hacen con estas acciones es confirmar que son fáciles de ubicar y que tienen miedo a ser capturados.

La psicología criminal dice que un sujeto que amenaza, es porque en el fondo tiene temor, no solo a ser identificado, sino que a ser avergonzado públicamente al ser descubierto de sus fechorías. Lo mismo sucede con los personajes oscuros que están detrás del asesinato de los corresponsales, creen, y así es, que pasos de animal grande están detrás de ellos, por los hechos que ordenaron el martes de la semana pasada en el parque central de Mazatenango.

Los sicarios ya capturados son una cosa muy distinta a los maleantes que pagaron para estos crímenes. Y como pasa en este país, es casi una realidad que los matones a sueldo ni saben quién pagó, porque de seguro utilizaron a otros intermediarios para dar la orden. A los detenidos solo les interesaba ganar dinero para seguir sobreviviendo ilícitamente, pero en este caso las cosas fueron diferentes, no contaban con que a los periodistas los iban a apoyar todos, incluyendo las buenas autoridades, y por eso fueron aprehendidos de inmediato los presuntos asesinos.

Por otro lado, los autores intelectuales se sienten ya casi descubiertos, porque los arrestados pueden delatarlos, primero a quien los contactó y luego a los responsables directos, por eso están amenazando no solo a los investigadores sino que a la viuda de Danilo López, a quien ya se atrevieron a llamar para pedirle que todo quede así, total él ya está muerto y ella tiene que cuidar a su hija de 4 años y al bebé que está en su vientre. Ante este panorama, urgimos a la más alta autoridad del sistema de seguridad pública del país, al ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, que ordenen una estricta seguridad primero a las familias de las víctimas y luego a los trabajadores del MP.

Las intimidaciones no van a detener las investigaciones, menos ahora que avanzan, porque este doble crimen tiene que ser esclarecido por el bien de todo un pueblo.

ARISTEGUI Y LO QUE ESTÁ PASANDO EN GUATEMALA

Editorial elQUETZALTECO 17.3.15

 

En todos lados se vulnera la libertad de expresión y el derecho de todos a estar informados, pero en ocasiones, las acciones de los intolerantes se convierten en extremas como los asesinatos o los despidos de periodistas.

Se golpea la libertad de información no solo matando periodistas, sino que también cuando se les saca de la jugada, como pasó en las últimas horas con la conocida periodista mexicana Carmen Aristegui. Lo que no saben es que a pesar del costo, esto solo fortalece al gremio.

Quienes ordenaron el crimen, la semana última, de los periodistas guatemaltecos Danilo López, Federico Salazar y Guido Villatoro, y quienes ejecutaron esas órdenes, no se imaginaron el revuelo que esto iba a tomar. Mejor se hubieran tragado su enojo por la verdad y no terminar en la cárcel. Por el momento, ya están tras las rejas los presuntos autores materiales, ahora toca identificar a quienes cobardemente pensaron que matándolos sepultaban la verdad.

La verdad siempre va ser la misma aunque se vea desde varios ángulos, matices distintos va a tener, pero sigue siendo la misma.   Hay quienes tratan de confundir con lo que llaman: Mi verdad, tu verdad y la verdad. Al final es una, solo que se ve con diferentes lentes.

Lo que pasa en Guatemala y México con respecto a la libertad de prensa no es un asunto que tiene que ver solo con periodistas o medios de comunicación, sino que con la sociedad, interesada en saber la verdad o parte de ella; porque siempre habrá quien esté interesando en ocultarla, a toda costa, silenciando a periodistas o cerrándoles espacios.

Lo más complejo en el mundo de las noticias es el periodismo de investigación. Todos los medios y comunicadores lo que reportan son hechos, pero cuando se busca la profundidad, se tocan fibras sensibles y los intereses más ocultos de grupos criminales o estructuras públicas organizadas para saquear. Para que haya periodismo de investigación debe haber una condición: que del otro lado exista alguien que esté buscando y pretendiendo ocultar tales informaciones.

En Guatemala el periodismo de investigación es un lujo que no todos los medios de comunicación se pueden dar, primero por su equipo humano especializado, y segundo, porque representa costos. Investigar lleva semanas o hasta meses y no todos pueden esperar porque hay que ir con el día a día. Quienes lo hacen, lo hacen por cuenta propia o por convicción. Uno de esos casos, es la colega Aristegui, conocida por su programa en CNN en Español, por su portal aristegiunoticias.com y por su programa en MVS Radio, de donde fue despedida por defender sus derechos y los de dos de sus compañeros despedidos con antelación. En apariencia, habrían faltado a normas de la radio, pero en el fondo, como ella dice, esto se debe a un vendaval autoritario que se gesta entre grupos que controlan medios y el presidente Enrique Peña Nieto, señalado por la periodista de adquirir grandes propiedades personales con empresas contratistas del Estado.

 

El recuento de los periodistas asesinados

Periodista Danilo López, mártir de la libertad de expresión.

Periodista Danilo López, mártir de la libertad de expresión.

Por César Pérez Méndez

 

El vil asesinato de tres compañeros periodistas nos recuerda que somos seres humanos de carne y hueso, y que como todos los ciudadanos, también sufrimos de injusticias y violencia, solo que nuestra defensa no es personal, sino colectiva.

No hay diferencia entre un piloto asesinado y un periodista ultimado, porque en primer lugar, ambos son hombres de trabajo, que se ganan el pan diario manejando e informando, respectivamente. La diferencia estriba en que los comunicadores defienden y luchan por el derecho de todos a estar informados.

De las últimas tres víctimas fatales, conocía personalmente a Danilo López, quien fue colaborador del diario elQUETZALTECO y su suplemento semanal Mi Región Mazate, luego se trasladó a Prensa Libre, donde laboraba cuando fue baleado, el martes reciente, en el parque central de Mazatenango, junto al periodista Federico Salazar. Ambos quedaron silenciados para siempre, pero el clamor generalizado despertó la conciencia del país, no solo por el clamor de justicia, sino por la defensa de la libertad de expresión en contra de los desmanes y sus actores.

Esa misma semana, el viernes, en el mismo Suchitepéquez, fue ultimado el joven camarógrafo de cable Guido Villatoro, en circunstancias que deben aclarar y no solo decir que la empresa estaba siendo extorsionada y que de eso pudo derivar el ataque.

El recuento es de tres soldados de la prensa caídos, pero el saldo es de un país con ciudadanos más conscientes en la defensa de la libertad de expresión que es un derecho de todos.

Exijo llegar a la verdad y luego que se haga justicia en estros tres casos que pintan de rojo la tinta de los periodistas guatemaltecos.