Ascenso a Los Cuchumatanes, una crónica dura de contar

Multitudinaria salida del Ascenso a Los Cuchumatanes.

Multitudinaria salida del Ascenso a Los Cuchumatanes.

Paso arrollador de los corredores profesionales, como Víctor Hernández, tres veces campeón de esta carrera, quien este año llegó segundo.

Paso arrollador de los corredores profesionales, como Víctor Hernández, tres veces campeón de esta carrera, quien este año llegó segundo.

A pocos metros de la meta, el ganador indiscutible del Ascenso a Los Cuchumatanes 2013, Mario Santizo.

A pocos metros de la meta, el ganador indiscutible del Ascenso a Los Cuchumatanes 2013, Mario Santizo.

Por César Pérez Méndez

 

Domingo 11 de agosto de 2013. De antemano sabíamos que era la carrera más difícil del país, aun así, aceptamos el reto individual. Me acompañó César Emanuel, mi hijo de 13 años. Estábamos sabidos que era un desafío porque hasta el momento habíamos corrido juntos 10 kilómetros y personalmente hasta 15 kilómetros, pero dicen que la mayor conquista del hombre no es conquistar al mundo, sino que a sí mismo. Así que nos pusimos a prueba.

Listos media hora antes en el punto de SALIDA, 8:00, para calentar, porque no es nada más de salir corriendo. Treinta minutos después, 8:30, puntuales, como se caracteriza una competencia seria, dieron el banderazo de salida, en el parque central de la ciudad occidental de Huehuetenango, justo frente a la Catedral. Ahí no cabía nadie más en la calle, porque eran más de dos mil corredores, todos con la mente puesta en la cima de los altos montes de Los Cuchumatanes, a 20 kilómetros.

Los primeros 30 minutos fueron para calentar motores (músculos). Lo difícil aun no venía. Era apenas el comienzo. Terminando de dejar el poblado de Chiantla, comenzó lo que era en serio: correr en subida, en pendiente, en curvas y cuesta tras cuesta, como una rampa. No había descanso ni lugar para respirar en plano. Nada. Como dicen los corredores, aquí es donde hasta los carros sufren, entonces cómo no los humanos de músculos y huesos.

Entrados los 45 minutos vi como un primer corredor se rindió, tiró la toalla. Aun en medio de mucha gente gritó: juro que dejo de fumar. Al joven de unos 20 años le dio tos, peor que chucho. Se le cerró la garganta. Hasta ahí llegó su lucha.

En medio de todos, aparte de las porras de un nutrido público en toda la subida, principalmente en las curvas, en estos eventos deportivos hay mucho apoyo entre los corredores. Se oía el ¡Vamos! ¡Vamos! La respiración delata que el corazón va más acelerado que nunca. Se necesita más que agua, se necesita más que fuerza física, ahí se necesitan un corazón, cuerpo y mente unidos, en equipo, por una causa: vencerse a sí mismo. Es una lucha contra uno mismo, porque lógicamente las élites del atletismo ya se fueron, van mucho más adelante. El objetivo no es cruzar entre los primeros, sino que llegar.

Una hora con 30 minutos después, el ritmo es otro, pero ahí vamos. En el camino veo distintas escenas. Una señorita vomita. Había comido mucho o nada. Antes de cualquier carrera, la recomendación es comer poco, mejor si alimentos con potasio e hidratarse adecuadamente. A pesar de la recomendación de los socorristas de la Cruz Roja, de que ella ya no podía seguir, hace el intento, pero el cuerpo le dice no más. La carrera es tan extrema que los organizadores advierten en un volante: “El Comité Organizador no se responsabiliza por lo que le pueda ocurrir al atleta ante la falta de una adecuada preparación física previa al evento, siendo el atleta el único responsable, corriendo bajo su propia cuenta y riesgo”.

Cuando se cumplieron dos horas de ascenso, el grupo se había dispersado. En una de las curvas, un joven tiembla y se desploma. Me impactó ver su dolor. Era un doble calambre, en las dos piernas, valientemente intentó ponerse de pie, pero las piernas no pudieron más. Escenas como estas fueron en todo el camino. Estaban los que sucumbieron por deshidratación y por falta de un entreno en similares terrenos. En nuestro caso, aun íbamos, papá e hijo, porque habíamos entrenado y porque habíamos salido con el corazón, es decir, con la ilusión de llegar a la meta. Y, principalmente, porque somos hombres de maíz.

A César Emanuel lo había rebasado, y mientras más pasaban los minutos mayor era mi inquietud. Dónde y cómo vendrá. Le enviaba mentalmente mi mayor energía positiva. El corazón de padre me decía que ahí venía.

En el kilómetro 18, a tan solo dos de la meta, pero los más dificultosos, en la Vuelta de los Calambres, imaginen por qué le llaman así, estaban los fotógrafos de uno de los patrocinadores, Quick Photo, dándole un clic a cada corredor, para su posterior diploma con foto, claro, si llegaban al final, en El Mirador de Los Cuchumatanes.

En la última curva, con tanto público, dije, Dios mí estoy llegando. Se me empezó a erizar la piel, a pesar del máximo calor corporal de pies a cabeza; no puedo ocultar que de satisfacción también se me cristalizaron los ojos, porque estaba cruzando la META. El cronómetro se había detenido 2:49.33 después de haber salido.

Más que refrescarme, mi prioridad ahora era ver a mi hijo. A los cuantos minutos lo vi en el horizonte, ahí venía mi muchacho, sentí alegría, orgullo y agradecimiento con Dios. Cruzó la META y lo abrace, le dije ¡PUDISTE!, lo lograste, te felicito, estoy orgulloso de vos. Gracias papá, pudimos, me respondió.

Sentí que llegar a la cima de Los Cuchumatanes es como tocar el cielo.

 

Dos recomendaciones

Al comité organizador que, a pesar que hace bien su loable labor, deben considerar un mejor mecanismo de hidratación en el recorrido. Más continuos puestos de agua. Y lo segundo, deben considerar limitar totalmente el paso de vehículos, en el ascenso, porque los que se infiltraron, hasta microbuses, afectaron a los corredores y hasta los pusieron en peligro. Para el próximo año deben pedir un amplio apoyo de la Policía Nacional Civil (PNC).

 

Detalles de la carrera

El nombre completo de la carrera es: Ascenso a Los Cuchumatanes “Dr. Francisco Rojas Guerrero”.

Este 2013, fue la edición XXXIII del Ascenso, la carrera más dura de toda Guatemala, según los atletas profesionales.

El ascenso consta de 20 kilómetros, la que va de los 6,600 pies hasta los 11,000 pies en la meta.

El comité organizador la califica como: “Una carrera extrema de gran dificultad”, de ascenso continuo, disminución de la temperatura y disminución de oxígeno.

Los ganadores de la 33 edición fueron, categoría masculina: Mario Santizo, Víctor Hernández y Bryan Yax; primero, segundo y tercero, respectivamente. Las mujeres coronadas en la cima de Los Cuchumatanes fueron: Marisol Bolaños, primera; Miriam Yax, segunda, y Mariela Pérez, tercera.

Felicidades a todos los que participamos y a quienes aún no, los motivo a que se desafíen. Es una de las mejores experiencias de la vida.

Así capte con mi celular a quienes venían escalando cerca de mí.

Así capte con mi celular a quienes venían escalando cerca de mí.

Esta postal vale oro. Desde la cima de Los Cuchumatanes, padre e hijo. Luego que llegáramos satisfactoriamente a la meta de los 20 kilómetros.

Esta postal vale oro. Desde la cima de Los Cuchumatanes, padre e hijo. Luego que llegáramos satisfactoriamente a la meta de los 20 kilómetros.

Diploma César Pérez Méndez

Diploma César Pérez Méndez

Diploma de César Emanuel Pérez

Diploma de César Emanuel Pérez

Finalmente, un merecido descanso, luego de correr 20 kilómetros. Hasta la próxima.

Finalmente, un merecido descanso, luego de correr 20 kilómetros. Hasta la próxima.

25 pensamientos en “Ascenso a Los Cuchumatanes, una crónica dura de contar

  1. Hola Lic. Felicidades por haber conquistado esa cima . Sabe comprendo cuán grande es satisfacción , el año pasado tuve el privilegio de correr el ascenso y entrar en lugar 22. En esa carrera la voluntad y el coraje son armas esenciales para no abandonar , aún así viendo a algunos compañeros desplomarse o rendirse , pero no hay mayor satisfacción que cruzar y decir lo hice . Sabe que dije yo cuando iba bajando después de la carrera , ¡ como pude subir esto,Hay que estar loco para trepar todo eso. Este año por una lesión en mi rodilla me fue imposible subir , pero el otro año espero hacerlo. FELICIDADES A UD Y A SU HIJO LIC.

    • Gracias estimado Gary! Efectivamente hay que vivirlo para sentirlo. Nos vemos el próximo año, Dios primero. Deseo que te recuperes pronto. Y felicidades porque entraste en una buena posición, entre los mejores. Saludos cordiales!

  2. ¡Hola licenciado! lo felicito por haber llegado a la meta, por lo que leí fue una grana aventura, muy buenas observaciones, muchas felicidades y gracias por compartirnos su experiencia. 🙂

  3. De entrada ¡Que pasión para escribir! es notable que ama a su hijo, su profesión y ama lo que hace.

    Al narrar usted, lo vivido en esta competencia es como llevar al lector al lugar exacto donde se vivió esta justa deportiva, y es lo que un buen escritor logra por medio de un buen libro, capturar la atención del lector de forma que se envuelva en su historia de una forma tan real. En este caso en particular, con su escrito los lectores, seguro estuvimos presentes en el Ascenso a los Cuchumatanes Dr. Francisco Rojas Guerrero, algunos como público y otros dentro de la competencia.

    Toda actividad que realiza el hombre con la combinación de: pasión, disciplina, responsabilidad, actitud positiva, tiene como resultado el ÉXITO y en este artículo hay varios puntos que aplaudir.

    El principal de ellos pienso el hecho de que padre e hijo estén unidos en mente, alma y corazón, con un mismo fin CONQUISTAR EL ASCENSO A LOS CUCHUMATANES, logrando así cruzar la meta trazada (La cima de los altos montes); y digo CONQUISTAR, porque lo importante se destaca no en quienes ocuparon los primeros lugares sino en esos miles de atletas que tuvieron el amor, el coraje, la entrega, la pasión, la fuerza y fortaleza para competir en esta fiesta deportiva.

    Pienso que si más padres, tomaran un tiempo de calidad para involucrarse en los gustos o las pasiones de sus hijos o los hicieran participes de los gustos que a ellos les atraen, existirían mas niños, jóvenes y hasta adultos deseosos de realizar actividades que les permitan crecer física, académica e intelectualmente hablando.

    Esta frase: “La mayor conquista del hombre no es conquistar al mundo, sino que a sí mismo”. Es muy cierta ya que para desear conquistar el mundo primero tenemos que conquistarnos nosotros mismos y ¿cómo? Todos los seres humanos gozamos de la dicha y la bendición de tener dones, virtudes y talentos esta en uno explotarlos o y sacarlos avante y hacer de ellos algo fructífero o simplemente hacer como que no existen y dejarlos descansar.

    Interesante lo relacionado que hasta los carros sufren al momento de subir este ascenso, no quiero ni pensar lo que sufrieron los competidores, pero en su mente lo único que existía era adrenalina pura de llegar al final.

    Considero que en muchas ocasiones a los seres humanos nos toca “correr en subida, en pendiente, en curvas y cuesta tras cuesta, como una rampa” con el fin de lograr nuestros objetivos y llegar a la meta propuesta, difícil por cierto pero no imposible y para muestra todos los que llegaron a la meta y también los que tuvieron el coraje y el deseo de culminar pero por distintas razones su cuerpo y mente no se los permitió.

    Voy a debatirle el hecho en el que afirma en su escrito que llegar a la cima de los Cuchumatanes fue como tocar el cielo, CREO QUE USTED TOCO LA PUERTAS DEL CIELO Y ENTRO AL PARAISO EN ESTE MOMENTO: “Mi prioridad ahora era ver a mi hijo. A los cuantos minutos lo vi en el horizonte, ahí venía mi muchacho, sentí alegría, orgullo y agradecimiento con Dios. Cruzó la META y lo abrace, le dije ¡PUDISTE!, lo lograste, te felicito, estoy orgulloso de vos. Gracias papá, pudimos, me respondió”.

    Estas son palabras que solo pueden dar fe que padre e hijo unieron sus corazones para convertirlo en uno solo y así obtener como resultado EL TRIUNFO.

    Felicitaciones César por ser un ejemplo en muchos ámbitos de su vida pero principalmente el mas importante SER PAPA, que bien por usted, por su hijo, y por todos los atletas que hacen que por medio de actividades de este tipo, las personas tengan la oportunidad de participar como espectadores o como competidores de actividades sanas y positivas.

    Gente así necesita Quetzaltenango, Guatemala, y el mundo entero. Ya no mas violencia ya no mas delincuencia. SI AL DEPORTE, SI A LA CULTURA, SI AL ARTE Y PRINCIPALMENTE SI A PADRES E HIJOS UNIDOS POR UN MISMO FIN!

    Saludos y Bendiciones

    • Estimada Estela Gramajo, en primero lugar aprecio sus comentarios y valoraciones. Debo reconocer que estos espacios de opinión tienen sentido cuando contamos con lectoras y lectores de profundidad.
      Además, me parecen interesantes sus puntos de vista y la manera en que los contextualiza.

      Saludos cordiales

  4. Emotiva narración, me transporto a ese bello y hermoso lugar y me hizo sentir el tramo recorrido, Dios le siga bendiciendo y dando buenos ejemplos a todos.

  5. Es una excelente narrativa, porque cumple el requisito de transportar al lector hacia el contexto de la historia.
    Felicidades, por lograr conquistar Los Cuchumatanes, la narración me recuerda, el ascenso que se realiza a un volcán que he tenido la oportunidad de hacer, Si no lo ha hecho Lic. se lo recomiendo es igual de intenso, de sacrificado, y al final al llegar a la cima es una satisfacción personal indescriptible.
    En cuanto al Género Periodístico muy buen ejemplo para identificar las característica de la narración.
    Saludos!!!

    • Estimado Raúl Juárez, gracias por ver este tema como ejemplo. En primer lugar te debo decir que las cosas -los escritos- hay que hacerlos con gusto. Hay que concentrarse en lo que le gustaría leer al público y describir a detalle.

  6. El sábado lo comentabamos de entrada y le decía lic. “ahí hasta los carros sufren para subir”, ud. escribía lo mismo en su narrativa y asi es. Cada semana ese es mi trayecto subir y bajar la cima más alta de Centro América, los altos y azules montes Cuchumatanes. Felicidades de verdad por que lo que no importa es llegar en primero o segundo, sino llegar y alcanzar la meta anhelada; ud. siempre nos da sorpresas en lo que nos indica semanalmente dentro del aula y ahora trasciende fuera de ella con este reto, indiscutiblemente queda decirle que continúe en esa lucha constante y siganos sorprendiendo como hasta ahora, saludos y feliccitaciones lic.

    • Así es mi estimado amigo Kenny, lo comentábamos y así es el sentir de los corredores. Muy buena idea. Gracias por tus palabras y como catedrático, hacemos la lucha de aportar a las nuevas generaciones de profesionales de la Comunicación. Que espectacular paisaje el que disfrutas por esos lados, es un privilegio que vivas en los altos y azules montes. Nos vemos el sábado y platicamos de este y otros asuntos. Saludos

  7. hola licenciado: muchas felicidades un logro mas, una meta mas, y ahora queda seguir conquistandose a si mismo, explorando, y experimentando nuevas cosas. y que no solamente lo haya experimentado ud. su no tambien tuvo a su hijo para compartir ese bello momento y llegar a la cima.

  8. Lo que acabo de leer… La verdad no puedo ocultar. Si honestamente estoy llorando, si estoy llorando y no estoy bromiando….. Porque se el dolor que sufra un altleta, es más cuando se pierda el sueño…. Recuerdo bien en mi infacia, cuando levante mis manos en las carreras obteniedo mis mejores puestos, aun tengo mis reconocimientos en mente cuando la lluvia, el viento se los llevo todo. Y en los eventos de la federacion nacional de atletismo… La historia es largo….
    En esta disciplina son pocos los que entiende el sentido de las disciplinas. Cuando se une la mente, el cuerpo y el espiritu. Cuando se usa estos tres elementos se convierta en una sustacia, la más poderosa que la energía que es: “La Voluntad”. Cuando hay voluntad hay dominio de uno mismo, atraves del dominio surge las técnicas o estilo de correr que te hará “Ganador” “Triunfador” “Exitoso” Etc.

    El entrenador o maestro es simplemente un Motivador que puede ser: Un constructor o destructor de tu destino. “Es importante ser prudente para tomar buenas desiciones. Haz las cosas que más te gusta”. “Eres tú el arquitecto de tu propio destino” ….

    Felicitaciones Lic.
    Saludos y muchas bendiciones….

  9. Interesante experiencia vivida, pero, es una prueba mas que nos proponemos los seres humanos, pruebas que al cruzar la meta nos llenas de satisfaccion por el logro alcanzado. Mi admiracion Lic. Cesar Perez, no solo por la hazaña realizada y culminada, sino tambien, porque como buen Padre, le inculca a su hijo ese espiritú de aventura y de exito, demostrandole que cuando se pone empeño en las cosas, pueden lograrse. Un fuerte abrazo para los dos, Exitos y Bendiciones del Altisimo.

  10. El ascender los altos cuchumatanes es una asaña para un atleta profesional es una faena durisima , no digamos para uno de aprendiz de atleta porque es un triple esfuerzo y el cruzar la meta es una emoción indescriptible, Dios me ha dado la oportunidad de correrla por tercer año consecutivo y es algo especial lograr transitar una parte de la sierra de los cuchumatane.

    todo lo narrado por el lic. es verdad y solo se siente estando en el terreno de la competencia y el que lo aprecia en las orillas de la carretera anima y disfruta este evento internacional, que dicho sea de paso no le dan la cobertura necesaria la mayoría de medios de comunicación comerciales.

  11. Felicitaciones,
    Debe ser una experiencia increible, yo tengo 56 toda mi juventud fui atleta pasé 14 años sin correr, estoy iniciando nuevamente y espero hacer “El ascenso a Los Cuchumatanes” muchas bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *