15:21 y 17:24

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 23 de febrero de 2013 

 

Por César Pérez Méndez

cperez@elquetzalteco.com.gt

D-Frente

 

Creo que todos tenemos a la mano una Biblia, pero poco o casi nada la leemos. En ese afán, hasta descargué en mi celular la versión digital.

El asunto es que de lo que leamos, hay que sacar luces. Acabo de toparme con dos proverbios que valen la pena compartir, pensar y, sobre todo, aplicar.

Jamás pretendería instruir en aspectos espirituales, porque esa tarea corresponde a los guías, pero es obligación de cada uno instruirse en lo que mejor le parezca.

Me acuerdo que en alguna parte de las sagradas palabras dice algo así como: escuche y lea todo lo posible, pero quédese con lo que es de provecho. Yo le agregaría, y compártalo.

Pues bueno, aquí van estas líneas que considero poderosas.

En Proverbios 15:21, en mi versión se lee: «El torpe es feliz haciendo tonterías, pero el sabio se ocupa de lo que tiene valor».

¡Qué tal! ¿No será que esto aplica a mucha gente que conocemos, que nos rodea y hasta gobierna?

Muchas personas -políticos, por ejemplo- creen que nos engañan, haciendo tonterías piensan que nos distraen; cuando el pueblo discierne plenamente entre lo bueno y lo malo; entre la luz y la oscuridad; entre la porquería y lo útil. No saben que se engañan a sí mismos.

Aguas, o en término más bonito, pilas, todos y todas, no vaya ser que sean felices haciendo lo que se le asemeja a puras tonterías.  Y lo peor, que todas esas cosas, sean sin valor.

Y qué es lo que tiene valor: lo que tiene sentido, satisfacción personal, y sobre todo, beneficio para otros.

Aquí viene el segundo destacado:

Proverbios 17:24, dice: «El sabio siempre busca la solución más práctica, pero el tonto anda por las nubes». Igual de poderosa que la anterior cita, pero además, dura.

Volviendo al ejemplo de los citados personajes: ante problemas reales, aplican falsas soluciones, con tal de estar entretenidos (felices), creyendo tener al pueblo en las nubes, aunque como ya vimos y leímos, quienes realmente andan volando, son ellos.

Ante cualquier situación, ahora ya sabemos, no es de atormentarse, sino de buscar la solución más práctica.  

PUNTO FINAL. El manual del ser humano está al alcance de todos.Biblia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *