El mazateco que ganó un premio Pulitzer

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 30 de abril de 2011

Por César Pérez Méndez
VERITAS
¿Cómo fue que llegué hasta aquí?, se pregunta Rubén Vives, el mazateco que recientemente ganó un premio Pulitzer, el más alto reconocimiento al periodismo en Estados Unidos.
Desde que me enteré de esta magnífica noticia, no sólo para el periodismo, sino que para la comunidad emigrante, la entendí como un gran ejemplo de vida, lucha y esfuerzo.
Vives es parte del equipo de redacción de Los Ángeles Times, aunque para ello debió literalmente recorrer un largo camino.
Cuando el periodista narra a Prensa Libre su historia como indocumentado y cómo llegó a ganar el Pulitzer, uno piensa que no hay que echarle la culpa a las circunstancias, como la mayoría acostumbra. A él lo abandonaron sus padres cuando tenía un año, porque emprendieron el viaje del “Sueño Americano”.
Seis años después, junto a su abuelita, decidieron salir de Mazatenango y emprender el recorrido hasta California, para reencontrase con sus papás.  
Unos años después, con lo que Rubén no contaba es que cuando fue abandonado por su padre, su mamá tocaría la puerta que les cambiaría la vida; consiguiendo empleo como niñera en la casa de los periodistas y esposos Robert Magnuson y Shawn Hubler.
La pareja no sólo ayudó a la mamá de Vives, sino que al graduarse de secundaria, le abrieron también las puertas que lo llevaron a convertirse en periodista, aunque haya iniciado como encargado de fotocopias.
En su puesto inicial pasó 10 años, pero su perseverancia y actitud lo llevaron a que en el 2005 lo asignaran como traductor para hispanos en algunos reportajes. La oportunidad pronto vendría.
En el 2008 inició su carrera como periodista y su trabajo cumbre fue un reportaje que reveló la corrupción en la comuna de la ciudad de Bell, en California.
A pesar que no hay muchas oportunidades, Vives aconseja que cuando se dan, hay que aprovecharlas.
PUNTO FINAL. Esta historia confirman aquel pensamiento que dice: “La gente exitosa establece metas que no están a la mano, pero sí a la vista”.

Haciendo cuentas con el magisterio

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 16 de abril de 2011
Por César Pérez Méndez
VERITAS
Nunca un salario es suficiente. Depende, por supuesto, porque justamente depende de la administración de los ingresos. Muchas personas siempre están esperando salir de sus dificultades financieras cuando ganen más, sin considerar que cada vez se van creando más necesidades.
Voy a que un incremento puede ser una urgencia o nunca estar de más, pero no necesariamente es la solución. Digo esto por la presión ejercida por el magisterio para conseguir un aumento salarial y la irresponsable respuesta del Gobierno.
Antes de hacer cuentas, respondamos un par de preguntas. ¿En qué trabajo le pagan sin cumplir, y peor si ni se presenta? Verdad que en ningún lado. Entonces, ¿cómo cabría un aumento? Suena imposible, pero pasa con quienes tienen a su cargo la formación de millones de niños y niñas.
De los 365 días del año, los países que se han tomado en serio la educación como solución a sus problemas sociales, imparten no menos de 220 días de clases; pero en Guatemala, la meta de 200 días jamás se ha cumplido, al punto de bajarla a 180 días que también se quedan lejos de cumplirse con tanta huelga disfrazada de asamblea permanente.
Aún así, si se llegara a la meta de los 180 días, ya se dio cuenta que es apenas medio año; entonces, en lugar de 12 salarios, se les debería pagar seis meses; si no es un juego o una tarea que se puede completar después.
Estar conscientes de esto serviría para no hacer huelga y cumplir con su responsabilidad; aunque igual de irresponsable es el Gobierno al acceder al aumento.
¿De dónde irá a salir ese 10.5 por ciento de incremento salarial?, retroactivo a enero, si el Estado atraviesa una imposibilidad financiera, a menos que para cumplir se endeude más.
Razonemos. Con la educación las cuentas deberían cuadrar.
PUNTO FINAL. Felicitaciones al Instituto Básico Mixto por Cooperativa “Los Trigales”, porque el jueves reciente festejó su XV aniversario; agradezco el gesto que me hayan nombrado padrino de la celebración.

Hablando de futbol

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 9 de abril de 2011

Por César Pérez Méndez
VERITAS
Dentro de dos semanas exactas estaremos viviendo el Sábado de Gloria, aunque aquí, en Quetzaltenango, y en el territorio nacional, la gloria se vivió con anticipación, gracias al futbol. Conste que gloria es sinónimo de encanto, satisfacción, deleite, gusto y agrado.
Los narradores del futbol tienen frases acordes, como: se hizo historia; pero los aficionados, van más allá con sus expresiones… desatan sus sentimientos de muchas maneras y es así como contagian a todos.
Desde el miércoles a las 10:30 de la noche, cuando Xelajú conquistó la Copa Centenario; y media hora antes, la Selección Nacional conseguía ante Estados Unidos, su boleto al Mundial Sub 20, todos hablan de futbol y quienes no, andan en otro planeta.
Es la emoción o el puro contagio del triunfo de un equipo que se atribuyen todos, principalmente por ser hinchas o por razón de territorio. El jueves y ayer, no dejé de escuchar la palabra: ganamos.
Recuerdo un video que anda por el Internet y que dice: “estamos tan acostumbrados a no ganar nada, que cualquier triunfo que no es nuestro, nos los atribuimos, como cuando gana la Selección”. Las imágenes y el texto los creó un mexicano, aclaro. Si le comparto esto, no es para quitarle la emoción, sino para que reflexionemos, porque no sólo de futbol vive el hombre.
El campeonato de Xelajú viene a ser una especie de calmante, lo mismo con la Sub 20, porque hace que se nos olvide lo importante; cada uno sabrá sus prioridades.
Pero es necesario, porque sin el futbol, cómo se quitarían el estrés esos miles de aficionados que acuden al estadio no sólo a gritar y cantar, sino que a proferir unos cuantos saludos en contra de los oponentes y árbitros.
Los verdaderos fanáticos no concebirían su vida sin futbol, porque los colores de su equipo corren por sus venas, como es el caso de los Superchivos: apasionados por naturaleza, es decir, por origen, por ser I-9, por haber nacido en esta tierra bendita de la Luna de Xelajú.
PUNTO FINAL. Tanto se merecen los aficionados quetzaltecos que, su periódico, elQuetzalteco, publicó ayer viernes una edición extraordinaria dedicada a la tercera Copa.

Principios de la vida pública

Columna publicada en elQuetzalteco, el sábado 2 de abril de 2011

Por César Pérez Méndez
VERITAS
Hace un par de columnas lance en este espacio la idea de que los políticos deberían leer aunque sea un poco; proponía que revisaran los pensamientos de Aristóteles, el griego conocido con el padre de la ética.
Traigo a colación este asunto, porque exactamente dentro de un mes, el próximo 2 de mayo, será abierta la convocatoria a elecciones, de parte del Tribunal Supremo Electoral, TSE.
Entonces, para ampliar, tengo que recordarles que las leyes, la ética y la moral son muy amplias al respecto. Así que, una manera acertada de averiguar si existe corrupción o no, es comparar el acto que se crea sospechoso con los siguientes principios de la vida pública; los cuales deberán tener presentes quienes resulten electos:
1. Interés público: El servidor público debe actuar sólo en términos del interés público y no hacer su trabajo buscando beneficios materiales o económicos para sí mismo, su familia o sus amigos.
2. Integridad: Los servidores públicos no deben prestarse a recibir dádivas, económicas o de otro tipo, de personas u organizaciones que puedan buscar influir en sus decisiones oficiales.
3. Objetividad: El servidor público en el ejercicio de funciones oficiales tales como nombramientos, adjudicación de contratos, beneficios o subsidios sólo debe hacerlo con base en los méritos.
4. Responsabilidad: El servidor público debe responder políticamente por sus decisiones, acciones y omisiones ante la ciudadanía y debe someterse al escrutinio apropiado para su función.
5. Apertura: El servidor público debe ser tan claro como le sea posible con respecto a todas las decisiones y acciones que tome y debe explicar las que no tengan el carácter de secretas.
6. Honestidad: El servidor público debe declarar todo interés privado que tenga o pueda tener con respecto a sus deberes y hacer lo necesario para evitar un conflicto personal que deteriore el interés público.
7. Liderazgo: Estos principios deben ser promovidos por el servidor público con su liderazgo y su ejemplo.
PUNTO FINAL. Treinta días pasan volando y más cuando se acerca la apertura oficial para la contienda; al respecto este periódico inicia hoy con su serie: Ruta Electoral 2011.