Te vas

Columna del sábado 27 de diciembre de 2008

Por César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Jamás volverás, no hay vuelta de hoja, no es porque así lo quiera, simple y complejamente así es, el tiempo no se detiene. Te vas 2008.
Ya estamos llegando al final de este año, oportuno para hacer una pausa y refugiarnos en nuestro interior, para responder ¿cómo me fue?
Como haya sido, como le haya ido, si usted responde esta interrogante ya es ganancia, porque para comenzar está vivo y eso significa tener aún la mejor oportunidad.
Yo quisiera decirle cómo me fue, pero el ejercicio no se trata de eso, de confesarse; se trata de reflexionar, pero con uno mismo, porque al final, a quien hay que darle cuentas es a uno mismo y al Creador.
Comience por no echarle la culpa a nadie, el punto de partida es que a uno le va como uno mismo provoca. Cómo les habrá ido a todos aquellos madrugadores, porque la promesa de “quien madruga, Dios le ayuda”, se cumple; se los juro.
De qué se trata el juego del tiempo, aquí está el secreto: de ganarle, de anticiparse, de sacarle ventaje; aprovéchelo, sáquele el jugo, el mayor provecho y ya verá que hasta a la crisis supera.
El 2008 tiene sus días contados, literalmente, quedan cuatro. Habrá pasado un año más, pero tampoco se trata de olvidarlo. Por eso me parece muy bueno el artículo de Koldo Aldai, titulado “No olvides aquel año”, donde comienza diciendo: “No conviene olvidar cuando comenzamos a arar este presente… Recuerda, todo comenzó aquel año con la gran crisis. Habíamos tocado fondo, no sólo en la economía, sino también en la forma de estar en el mundo, de vincularnos entre nosotr@s”.
“Recuerda hermano y hermana, fue en el 2008 cuando comenzó a girar el destino, cuando supimos que unid@s un día lo conseguiríamos”.
Aldai se refiere a como un hombre de color -Barack Obama-, le devuelve la fe no sólo a los estadounidenses. “La esperanza no sólo ganó en las urnas de Norteamérica, sino en los corazones de buena parte del mundo”.
Esa esperanza de un futuro mejor, a pesar de la crisis, debe nacer en usted. ¡Feliz Año Nuevo! ¡Bienvenido 2009!

PUNTO FINAL. Cuando un año se va, debería ser como la metamorfosis y despojarnos de todo lo malo y que esa nueva piel –comportamiento- nos muestre como mejores personas. Gracias por leerme un año más. ¡Salud!

Chepe Zarco

La última foto que me tomé con Chepe Zarco, fue en Miami, agosto de 2008.

Por César Pérez Méndez
Veritas

Chepe Zarco, no te tenías que ir, pienso; aunque quién soy yo para cuestionar lo que humanamente es incomprensible: la muerte.
Lo conocí poco –siete años-, pero lo descubrí mucho. Ya cuando le tenía confianza, porque él primero confió en mí, tuve el atrevimiento de preguntarle qué sentía al ser admirado y aclamado por muchos, pero a la vez odiado y hasta rechazado por otros tantos; me respondió que lo que verdaderamente importa es lo que uno cree de uno mismo… no se creía ni se sentía el mejor periodista, pero lo era; no era perfecto, pero se esmeraba.
Yo puedo reconocer que he aprendido de muchos, que he tenido buenos catedráticos universitarios, pero maestro en la profesión de la comunicación, sólo José Eduardo Zarco Bolaños. Partió sabiendo que aprendí de él, recientemente le había dicho gracias y me escribió: “es un honor que un periodista diga eso de mí, que fui tu maestro”.
Cómo olvidar que en 2002, cuando escribí el primer editorial para este periódico, Chepe estaba sentado a mi lado; me sudaban las manos, cada párrafo que escribía me preguntaba por qué y si estaba seguro de lo que decía, porque para él, el primero que debe estar convencido de un escrito es su autor.
Al paso del tiempo, decía que ya sólo se iba a dedicar al “coaching” –entrenar-, porque la tarea era de las nuevas generaciones y que trabajar con jóvenes le hacía bien. Decía que tenía una edad cronológica de cuarentón, pero una edad emocional de 19.
A Chepe hay que atribuirle que elQuetzalteco sea lo que hoy es, un periódico que se perfila para ser el mejor regional de Centroamérica, porque creyó, motivó, instruyó y apoyó a una nueva generación de periodistas, durante el tiempo que fue presidente de nuestro Consejo Editorial.
Ahora que ya no está, extrañaré su sinceridad chocante, su elegante cinismo y lo controversial de sus temas. Decir la verdad fue su mayor apuesta.

PUNTO FINAL. Nadie muere mientras es recordado; mi esfuerzo será practicar la valentía y el coraje que me enseñaste. Descansa en paz Chepe Zarco, el padrino.

———————————————————————–
NOTA publicada en elQuetzalteco, el martes 16 de diciembre de 2008)

FALLECE EX PRESIDENTE DEL CONSEJO EDITORIAL DE elQUETZALTECO

Adiós a Chepe Zarco

Por César Pérez Méndez
redaccion@elquetzalteco.com.gt

Comprometido con todas las formas de libertad, así se puede resumir la vida del periodista José Eduardo Zarco Bolaños, fallecido ayer, quien fue presidente del Consejo Editorial de este periódico.
La prensa nacional está de luto. Diferentes sectores sociales y personalidades del país lo despedirán hoy cuando sea inhumado en la Ciudad Capital. Chepe Zarco, como era ampliamente conocido, murió a sus 49 años, a consecuencia de un paro respiratorio, en su residencia de la zona 10 capitalina.
Chepe Zarco será siempre recordado como el hombre polémico, por sus controversiales iniciativas en la prensa escrita y televisiva, donde enfocó su lucha por una libertad muy particular: la libertad de expresión.

Identificado con Xela
Zarco Bolaños no decía que amaba Xela, sino lo demostraba. Su identificación personal no era I-9, pero en su billetera siempre portaba su credencial de socio del Club Xelajú MC y le emocionaba cada juego de los chivos.
Expresaba que a Xela no venía por trabajo, sino por gusto. Su pasión por el periodismo lo llevó a respaldar las iniciativas de elQuetzalteco, creyente de nuestra visión: “Ser el periódico regional más importante de Centroamérica”.

Trayectoria
A sus 49 años comentaba que ya más de media vida le había dedicado al periodismo. T-Mas y Ch.P, en Prensa Libre; Muy Buenas, en Guatevisión, y el programa T-Max, son algunos ejemplos de los escenarios donde demostró su creatividad y donde muchos lectores y televidentes lo acompañaron.
Zarco Bolaños era hijo del periodista –asesinado en 1970- Isidoro Zarco Alfasa, uno de los fundadores del diario Prensa Libre, y de Teresa Bolaños de Zarco.
Se graduó de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en el Instituto Tecnológico de Monterrey, México.
Zarco fue Director Editorial de Prensa Libre, y también ejerció en sus inicios, la Dirección Ejecutiva de Guatevisión. En la actualidad era presidente de la Revista Y Qué?
Presentamos nuestras muestras de condolencia a sus hijos Bianca, David, Santiago, Pablo y Daniel.

Así lo escribió
Extractos de los últimos artículos de Chepe Zarco:

“A los guatemaltecos y a otros hermanos de otras naciones, Diciembre nos inspira. El aire frío huele a pino, a manzanilla, tamales, a comida hecha con amor, a cosas deliciosas, y el ambiente es amoroso”.
“El clamor (no sé si popular o de ciertas élites) es que se depure el Congreso, organismo estatal que, según muchos, se ha convertido en un sitio contaminado por parásitos que están provocando un insoportable ardor en las partes privadas de la Nación”.

La vida de Chepe Zarco
– Licenciado en Ciencias de la Comunicación
– Fue Director Editorial del diario Prensa Libre
– Dirigió la revista televisiva Temas de Noche
– Fue Director Ejecutivo de Guatevisión
– Presidió el Consejo Editorial del periódico elQuetzalteco
– En la actualidad, Presidente de la Revista Y Qué?

Convivios

Un convivio, en realidad, una reunión a la que me invitaron en Colombia.

Columna del sábado 13 de diciembre
Por César Pérez Méndez
Veritas

Anoche fue el convivio navideño de elQuetzalteco, no les puedo decir cómo estuvo, porque cuando me disponía a escribir estas líneas faltaban pocas horas para la cita en el mejor restaurante de comida italiana en la ciudad altense; espero que todos los colaboradores y colaboradoras se hayan divertido, que hayan comido sabroso y que sólo hayan ingerido bebidas naturales.
Y con eso de los intercambios de regalos, que nadie se haya quedado sin recibir; aunque es mejor dar…
Estos días son de puro convivio, por aquí y por allá; de trabajo, de los grupos de amigos y hasta de los compadres.
Ojo porque dicen que en los convivios sale la esencia de cada uno.
Los hombres:
Está “El Bolo”, llega diciendo, “¿Comida? Comida tengo en la casa… guaro quiero”. “El Rockool”, es el típico observador, es decir, aquel que se sienta en la mesa y no participa de nada; toma poco y baila nada.
“El Guapachoso”, es el típico aficionado a la salsa y cualquier ritmo tropical habido y por haber.
“El Viejoven”, aquel que llega inspirado: “¿Cómo estamos?”, “La pura uva”, típicas frases del entradito en años.
“El Yo lo sé todo”, el típico intelectualoide que participa de todo en aras del morbo literario.
“El Cobra”, uno de los indispensables del convivio. No tiene pelos en la lengua, y para él, el alcohol es un catalizador de lo que siente o piensa. Habla con el jefe de lo vieja que está la moto y que le ha metido de su pisto para que camine.
Y las mujeres: “La fresa”, puede ser amable o no. Puede ser bonita o no. Esta especie de chava se da el lujo de criticar a las demás porque no se visten como ella o porque no escuchan lo que ella.
“La Guapachosa”, baila sola, baila acompañada, baila en tríos, baila en grupos, sobre la silla, sobre la mesa, contra la pared, tirada en el piso, restregándose contra postes, tubos, parece felina, agita la cabeza de un lado a otro, por lo tanto siempre anda despeinada.
“Avante Garde (Cool, pues)”, la que llega vestida como si fuera piñata, es decir, capas y capas de ropa.
“La lady”, casi perfecta. Inteligente, linda, le cae bien a todos, sentido de humor, tiene el insulto perfecto en la boca, el halago indicado, profesional en ascenso, se quita el suéter por usted, le da jalón, le presta pisto…

PUNTO FINAL. “La Que Role”, difícil de entender y ya no tengo espacio para explicar. ¡Qué la pasen bien!

¡Querido Santa!

Columna del sábado 6 de diciembre de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
Veritas

Santa Claus es como la seguridad, no existe, ni se va asomar en Navidad. Y si hemos visto a uno en algún negocio o centro comercial, es como la música que venden en La Democracia, pirata.
A mí nunca, este gordo feo, me llevó un regalo, jamás le escribí porque sabía y miraba que gracias al trabajo de papá había regalo y estreno en Navidad.
El verdadero querido en estas fechas no debería ser Papá Noel, sino papá y/o mamá que con su esfuerzo diario ojalá le alcance para regalos y estrenos de sus seres queridos.
Hay quienes opinan que Xela se volvió una ciudad consumista, porque varios comercios, considerados grandes, han abierto sus puertas, empleando a centenares de personas; puede ser, pero lo que a mí me alegra es que estos sitios se han vuelto una fuente importante de trabajo y que, con ello, muchos hombres y mujeres van a llevar alegría a casa este fin de año.
Ahora que son los días en que se piensa en los regalos -se piensa, porque una cosa es querer y otra poder, por la crisis que afecta a todos-, en la comida especial, en las decoraciones, etcétera, también es importante ofrecer una cuota de sinceridad, especialmente a los niños; decirles que, con la ayuda de Dios, que, por cierto, su nacimiento es el verdadero sentido de la celebración y que a muchos, a veces, se nos olvida y pensamos más en el cómo celebrar, en lugar del porqué y por quién.
A mí no me gustaría que mis hijos pensaran que gracias al Santa tienen regalo, no porque me lo deban agradecer, sino porque soy yo quien los ama y no el barrigón. Diga la verdad, porque tarde o temprano la van a saber.
Permítales que lo saluden o hasta que se tomen una foto con el señor de rojo, pero que es sólo un disfraz. La verdad no mata la ilusión.
Querido Santa, no, mejor queridos padres y madres, porque son ustedes quienes le echan ganas para que sus hijos la pasen bien. Otra cosa, que los regalos sean con sentido, porque los quiere y porque se lo merecen. Y usted ¿cómo se ha portado?

PUNTO FINAL. Santa Claus está pasado de moda y representa un insulto ante la crisis, porque mientras miles no tienen ni que comer, este personaje está cachetón.