Tome nota

Columna del sábado 29 de noviembre de 2008

César Pérez Méndez
VERITAS

No iba continuar con este tema, pero a mi correo electrónico llegó un mensaje firmado por “Madres, padres, hijos y amigos preocupados por la situación en que vivimos” que, considero importante compartir.
Claro que hay temor, provocado por todos los acontecimientos derivados de la inseguridad y violencia. De esa cuenta, estos remitentes sugieren tomar en cuenta las siguientes medidas:
1. Sea tolerante. Si va manejando y ve que alguien viene pitándole o le quiere rebasar, hágase a un lado, no sabe quién es, ni por qué es su prisa. Valore su vida.
2. Sea cuidadoso. Frecuentar bares, discotecas, etc., ya no es seguro. Los narcos se han apoderado de estos lugares.
3. Sea humilde. Sabemos que a veces nos gusta presumir lo que tenemos, pero estos tiempos nos piden que dejemos de ser así. Los dueños de lo ajeno se fijan en todo.
4. Sea prudente. Ser valiente tiene sus consecuencias. Si ve que a alguien le están haciendo daño o sabe dónde tienen a alguien secuestrado; sólo avise.
5. Sea ágil. Si le toca estar en medio de un tiroteo, no salga corriendo ya que lo pueden confundir, mejor tírese al piso y cubra su cabeza con las dos manos.
6. Sea reservado. Cierre la boca en lugares públicos y no hable “de que la delincuencia lo tiene hasta la…”; ya no se sabe quién puede estar al lado.
7. Sea prevenido. Si tiene hijos que aún no son mayores de edad y les encanta salir, es tiempo de prohibirles las salidas después de las 9 de la noche; todo por su bien.
8. Sea desconfiado. Ya no sabemos a quién tenemos de vecino, quiénes nos sacan plática o quiénes son nuestros clientes; no sabemos cuáles son sus intenciones.
9. A puertas cerradas. Que en su casa no abran la puerta a menos que la persona esté completamente identificada. No compre nada que le lleguen a ofrecer a la puerta.
10. Entregue lo que le pidan. Si desafortunadamente es víctima de un asalto, mantenga la calma, entregue lo que le pidan y trate de alejarte calmadamente. Poner resistencia puede costarle la vida.

PUNTO FINAL. No me agrada tanto dar estas indicaciones, porque es como si hubiéramos perdido nuestra libertad, pero más vale prevenir.

Hay temor

Columna del sábado 22 de noviembre

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Seguramente también lo habrá notado, muchos negocios y comercios, los que podríamos catalogar de pequeños y medianos, no están atendiendo más allá de las 18:30 horas.
Esta semana me detuve en una panadería de la 29 avenida, en la zona siete altense, cerca del monumento a Tecún Umán, -les recomiendo pasar-, y casi no alcanzaba entrar porque estaban cerrando y aún no obscurecía del todo. Me llamó la atención porque éste tipo de negocio es el que tiene mayor clientela al finalizar la tarde y comenzar la noche. La señora que amablemente me atendió, me dijo que era por temor: “gracias a Dios aquí no nos ha pasado nada, pero sí en el otro negocio”.
Lo mismo pasa con la mayoría de comercios, échese una vuelta por La Democracia, después de las 18:30 horas, y la mayoría ha cerrado; como que a esa hora el temor le pusiera alas a los pies.
Pero esto va más allá de ser simplemente miedo; sus repercusiones no son sólo emocionales, sino que económicas. Están cerrando cuando podrían vender más y lógicamente mejorar sus ganancias. Ya ve, la inseguridad termina pasando su factura. Que nos roben la tranquilidad es una de las peores injusticias. Digo esto porque no son únicamente los comerciantes, es toda la población que anda con la sombra del miedo.
Esto debe ser sabido por quienes está en sus manos hacer algo, no debería haber necesidad de gritarles o salir a las calles como la marcha de hoy –sale a las ocho de la mañana en el Parque Benito Juárez y termina en el Parque Central-.
Las autoridades policiales, de Gobernación y municipales, deberían actuar y no esperar una manifestación popular para hacerlo.
Una marcha, como la de hoy, hace suponer a las autoridades como ciegas y sordas, porque hay necesidad de vociferarles la necesidad de tranquilidad.

PUNTO FINAL. Nadie escapa de la inseguridad; esta semana, el ex candidato a alcalde, Jordán Rodas, fue víctima de robo en el mercado La Democracia. Lo dejaron sin billetera y sin el pescado del almuerzo.

Los invasores del HRO

Columna del sábado 15 de noviembre de 2008

César Pérez Méndez
Veritas
cperez@elquetzalteco.com.gt

Es muy arriesgado entrar al Hospital Regional de Occidente, HRO, en la zona ocho de Xela, aún sin estar enfermo. Hace rato que entré la última vez a ese edificio, luego que uno de mis compañeros de trabajo sufriera un accidente de tránsito. Es un lugar nada agradable, bueno, en realidad, ningún nosocomio es atrayente, pero éste, por ser estatal, alcanza extremos.
Los testimonios que tengo hacen creer que el HRO es una pocilga. Imagine que una señorita –practicante de medicina- no la dejan entrar a la casa de su novio, sin antes darse un baño, porque le han descubierto que cuando anda de blanco –uniformada- lleva más de una garrapata prendida.
Suena una exageración, pero la suegra que no deja entrar a su futura nuera sabe que es peligro. Los epidemiólogos dicen que las garrapatas, igual que las cucarachas, están entre los principales transmisores de enfermedades al ser humano.
Pero resulta que esos insectos no son los únicos invasores del Hospital Regional, porque también se ha desatado una plaga de ratas, al punto que los pacientes deben soportarlos de compañía durante las noches; sin quejarse, porque para quejas está la pésima atención que ahí prestan; “porque es gratis”, como que si esto no se pagara con los impuestos de todos.
Seguramente muchos visitantes o enfermos salen con otros males, porque no es falso que el riesgo que representan estos importunos sea alto. Por ejemplo, el excremento de las cucarachas es uno de los mayores desencadenantes de asma. Y los ratones pueden propagar un sinnúmero de padecimientos, simplemente por el arrastre de materias infectadas de un lugar a otro, como la hepatitis, fiebre tifoidea, tuberculosis, cólera, entre otros.
Por ello, dos situaciones ameritan un llamado de atención a las autoridades del HRO; la primera, por cochinos, ha de ser que el nivel de limpieza es superficial o nulo.
Y segundo, que sabiendo de la situación, no apresuran la fumigación; habían dicho que sería esta semana, pero hasta ayer nada y ahora ni se sabe cuándo, porque el problema “no es tan grave”, dicen.
Y el sindicato no hace nada, como no es aumento de salario; un paro ya hubieran hecho, pero para limpiar.

PUNTO FINAL. Las cucarachas son nocturnas y pasan el 75 por ciento de su vida en sus refugios –grietas-; por eso, por cada una que usted ve, se calcula que hay cerca de 200 más escondidas.

Pura tortuga

Columna del sábado 8 de noviembre de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
Veritas

En los transes, el que no corre, vuela… Pídanle a un funcionario público, de cualquier rango, de tacuche o de sombrero, que se apure con su quehacer, es decir, con responder a las necesidades de la gente y, primero levanta la mano San Pedro.
Pero insinúele, díganle o cuéntele de un “negocito” y hasta llega primero, eso dicen quienes de una u otra forma tienen que ver con este género humano -clase aparte- que se dedica a chupar la sangre del pueblo.
A que viene todo esto, a que si no hay dinero de por medio, nadie mueve un dedo, hasta para fiscalizar.
Hablando de fiscalizar, ya vieron, la Contraloría General de Cuentas, CGC, hasta ahora, cuatro años después, viene a señalar que los de la Muni, literalmente, se chuparon Q22 mil 954.04 durante la feria del 2004.
Claro, se antepone el descaro de los responsables directos -Comisión de Protocolo- y de quienes lo autorizaron, porque las dos facturas en poder de la Contraloría detallan el consumo de licor; pero también, que mal que hasta cuatro años después esto se pretenda corregir.
Al Artículo 4 del Decreto 31-2002 de la Ley Orgánica de la Contraloría, que respecto a sus atribuciones, dice: “debe promover de oficio y debe ser parte actora en los Juicios de Cuentas en contra de los funcionarios y empleados públicos que no hubieren desvanecido los reparos o cargos formulados”, se le debería agregar que esa actuación debería ser pronta, porque desde hace rato que se les quitó la goma -resaca- y todavía no pagan. Estos controles deberían ser, cuando más, un año después; primero se fueron unos acusados.
El pretexto ha de ser que las cajas de trago sirvieron para las fiestas, mentira, porque algunos patrocinadores lo regalan. Así que, ¡devuelvan la plata!, y no inciten a la borrachera.

PUNTO FINAL. Como a muchos, me alegró el triunfo del demócrata Barack Hussein Obama, a quien le había vaticinado triunfo en este espacio. Ojalá no decepcione a quienes confiaron en su propuesta de cambio.