Lo que va pasar con Rodríguez Ovalle

Columna del sábado 23 de febrero de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Si algunos han creído que nada me parece –por mi posición frente al nombramiento del gobernador-, les aseguro que no es cierto, pues me alegra que un profesional quetzalteco tenga, en este momento, la posibilidad de convertirse en magistrado del Tribunal Supremo Electoral, TSE.
Entre los 180 expedientes que recibió la Comisión Postuladora iban dos originarios de Quetzaltenango, el licenciado Luis Felipe Díaz Pérez (no es mi familiar), presidente de la Junta Electoral Departamental, JED, en las últimas elecciones, y quien por más de dos décadas ha colaborado gratuitamente con el máximo tribunal electoral, y el licenciado Jorge Raúl Rodríguez Ovalle, quien además de abogado, es máster en administración pública, con estudios en derecho constitucional y experiencia en derechos humanos.
De las dos hojas de vida presentadas, dicha Comisión consideró oportuno presentar a Rodríguez Ovalle dentro de la lista de 40 aspirantes, para que sea el Congreso quien elija a los cinco magistrados titulares y cinco suplentes.
El tropiezo, a mi criterio, está en que serán los “honorables” diputados quienes elijan a los 10 nuevos magistrados que estarán en sus cargos por seis años, a partir del 20 de marzo próximo; estamos a menos de un mes.
Saben quién recibió los 40 expedientes, tal vez sí, porque lo dijeron los medios de comunicación; claro, fue el presidente del Legislativo, Eduardo Meyer; pero saben de dónde es Meyer, tal vez no; le cuento: es quetzalteco, pero radicado desde hace mucho en la capital. Aunque eso no incida en la elección –el origen-, se debería ver como ese tribunal queda integrado de una manera diversa.
Pero que va, si eso parece estar cocinado y los votos los han de estar pactando por bloques en el Congreso; que bueno sería si los siete diputados por el distrito de Quetzaltenango y dos por el Listado Nacional respaldaran a Rodríguez Ovalle, pero como eso no va a suceder, lo más probable es que este profesional quetzalteco no pase de su buena intensión de rescatar la credibilidad del TSE y de reformar la Ley Electoral y de Partidos Políticos.
Y esto va a pasar porque el sistema actual lo permite, muy distinto sería si por cada región del país se designara a un magistrado, pero para que esto se concrete, hace falta más que voluntad política.

PUNTO FINAL. En teoría se dice que el TSE “es independiente y, por consiguiente, no supeditado a organismo alguno del Estado”; no lo creo, porque diputados eligen a los magistrados. ¿Usted qué cree?

La dinastía de los Gómez

Columna del sábado 16 de febrero de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Salvador Gómez, Noé Gómez y William Gómez, ¿le suenan conocidos? Tienen muchas cosas en común, son políticos y originarios de San Juan Ostuncalco, Quetzaltenango, pero nada más, “porque ni parientes somos”, dice uno de ellos.
Estos tres personajes no tienen ningún parentesco familiar, porque el primero es Gómez Escobar, el segundo Gómez López y el tercero Gómez De Palermo; pero eso sí, nacieron en la tierra del ilustre compositor Jesús Castillo.
Viene a colación este trío porque ayer, Eleuterio Noé Gómez López, asumió el cargo de gobernador departamental de Quetzaltenango, y quien le entregó fue su paisano, Juan Roberto Salvador Gómez Escobar; ambos ex alcaldes de San Juan; y el tercero en figurar es el actual alcalde de ese municipio, William Gómez Palermo, vinculado únicamente al ahora gobernador, por ser también de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE.
Pues bueno, esto es lo pintoresco de la política y del ejercicio del poder, que no le quitan ni le ponen a la realidad del escenario, porque para analizar el nombramiento de Gómez López, este espacio es insuficiente, pero aquí mis consideraciones:
Primero, fue una sorpresa, mala por supuesto, que el nombramiento fuera un premio de consuelo a quien no logró llegar al Congreso; porque Gómez López fue candidato, en cuarta casilla, por la UNE, después de Beatriz Canastuj, Nery Samayoa y Moisés Chuvá. Además, era su segundo intento de convertirse en congresista.
Segundo, está claro, el nombramiento fue político-partidista y quedaron esos buenos expedientes, no de la terna, sino de otros aspirantes bien calificados.
Tercero, llega al cargo como improvisado y hasta sorprendido del nombramiento, algo muy riesgoso porque ni idea tiene del presupuesto anual que estará a su cargo. No esperemos que tenga un plan definido.
Cuarto, a pesar que la sociedad civil organizada rechaza la designación, parece tener el respaldo de varios alcaldes, por lo menos, los de su partido.
Quinto, como también hay que verle, si es que hay, su lado positivo, por lo menos tiene la experiencia de alcalde, en 1985.
Y sexto, al nuevo funcionario le urge un buen asesor, pero que lo pague él y que comience con revisar su imagen y conducción ante los medios de comunicación.

PUNTO FINAL. El nuevo gobernador departamental es Bachiller en Ciencias y Letras y no tenía interés en el cargo, porque “esperaba un puesto alto”. ¡Vaya pues!

Se quedaron con los colochos hechos

Columna del sábado 9 de febrero de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

No les dije pues…, el nombramiento del gobernador departamental de Quetzaltenango olía mal desde un principio, y para quienes no me creían, los hechos ahora me dan la razón.
¡Qué tristeza!, ¡qué duro! o ¡qué vergüenza!, ya no sé ni que sentimiento expresar, por el hecho que Quetzaltenango sea el único departamento del país sin nuevo gobernador.
El mandatario Álvaro Colom juramentó el jueves reciente a 21 gobernadores, y como si Quetzaltenango fuera un departamento sin importancia, fue el único que ni sombras del sustituto de Salvador Gómez.
Este hecho, en primera instancia, refleja que Colom, efectivamente, no tomó en cuenta el proceso de la sociedad civil, señalado de anomalías; pero también revela falta de liderazgo local y, podría dejar ver que la dirigencia departamental de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, está fragmentada y que el presidente prefiere evitar choques. Porque no pudo ser lo peor, que nadie llene el perfil. ¿Usted qué dice?
Lo cierto es que los aspirantes se quedaron en eso, en aspirantes, y quienes aseguraban ser los ungidos, como un abogado litigante que presume de no haber perdido ningún caso en los tribunales, se quedaron con los colochos hechos, o como una señora que, no me crean, pero me contaron, que hasta mandó a confeccionar un traje para cuando fuera juramentada; ahora lo tendrá que estrenar en su cumpleaños, o ni siquiera recogerlo, porque sólo lo había encargado.
Se ilusionaron y al final nada de nada, porque la decisión final la tiene el mandamás. Ojalá sea una sorpresa, en el sentido que el nuevo gobernador o gobernadora sea quien ni siquiera alegó nada, ni estuvo en ninguna terna, pero que llene el perfil; si no un connotado, pero que llegue a trabajar con todos los alcaldes y que su principal reto sea devolver la seguridad a los quetzaltecos.
Teniendo claro que una de sus responsabilidades será inmiscuirse y dirigir las tareas de la Policía Nacional Civil, PNC, y si al final termina siendo sólo una sorpresa, porque nada va poder resolver; por lo menos, que se conduzca bajo el sentido común.
El que “estás que te vas y no te has ido” es don Salvita, quien hasta había empacado sus cosas porque llegaría el sustituto; pero no, tendrá que esperar unos días más.

PUNTO FINAL. Espero que sea la última vez que un presidente, a dedo, nombre o deje de nombrar a los gobernadores; ojalá cambien la Ley Electoral y de Partidos Políticos y permita que sea Juan Pueblo.

Carta abierta a Colom Caballeros

Columna del sábado 2 de febrero de 2008

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Señor Presidente de la República: le cuento que no voté por usted –al final, qué le importa, si un voto no hace la diferencia-, pero tampoco por su contendiente, aunque acudí a las dos citas democráticas del año pasado; lo cual no implica que ahora usted sea mi presidente y de los 12 millones 987 mil 828 guatemaltecos.
Esperaría que, como usted mismo ha dicho, ya no representa el verde de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, sino el azul y blanco patrio. No sabe cuanto gusto me dio, si realmente es así, que haya mandado al carajo a los diputados del partido gobernante que, a puro tubo, querían designar a los gobernadores departamentales o, por lo menos, proponerle nombres. O sea que se les cayó el negocio y la posibilidad de manosear la inversión que manejan los Consejos Departamentales de Desarrollo.
Ingeniero Colom Caballeros, ya estoy preocupado, y apenas van 18 días de su mandato; primero, porque no veo que el Plan de los 100 Días camine sobre ruedas; si ya hay atrasos, como en el desarrollo del Diálogo Nacional que ahora se efectuará hasta mediados de febrero. Por supuesto que no lo estoy juzgando, porque quién soy yo para hacerlo, un ciudadano más; pero eso de darle el beneficio de la duda no me consuela en nada ni me garantiza que su gobierno vaya cumplir con todo lo ofrecido.
Fíjese que sus temas para el llamado al Diálogo Nacional se quedan cortos; cómo así que sólo el desarrollo rural, educación, pueblos indígenas, seguridad y pacto fiscal. No creo que lo esté asesorando bien el español Iñigo Retolaza; qué pasa entonces con temas como el medio ambiente y el turismo, por citarle dos. Tal vez usted no lo sepa, pero en la segunda ciudad del país, Quetzaltenango, se generan a diario 85 toneladas de basura que en el corto o mediano plazos van a desatar complicaciones en varios niveles. Y el turismo, como un potencial que aquí, en la región Suroccidente del país, podría sacar a muchos de la pobreza y extrema pobreza. A propósito, le cuento que hasta ayer vinieron a Xela los del Instituto Nacional de Estadística, INE, a presentar los números de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, ENCOVI, que desde octubre del año pasado había sido presentado a los capitalinos.
Imagínese señor Presidente, cómo vamos a entender la descentralización si hasta en eso nos atienden de último. Por eso, ojalá en el Diálogo Nacional se convoque a todos los sectores y de todas las regiones del país, tanto autoridades locales como sociedad civil, aún cuando no sean tan representativas como frecuentemente pasa.

PUNTO FINAL. Bueno señor Presidente, otra cosa, hágale un favor a Quetzaltenango, no tome en cuenta la terna propuesta por la sociedad civil para gobernador departamental; el proceso estuvo viciado, no lo digo sólo yo.