Anda suelta y agresiva

Columna del sábado 29 de septiembre de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

En realidad no es que haya escapado de las profundidades más tenebrosas, porque anda libre; lo que llama la atención es que está más activa que nunca. La muerte. Es innegable que golpea, cada vez, más cruel y frecuente. Así lo confirman los hechos.
A Edgar Aurelio Cifuentes Godínez lo conocí por su persistente trabajo en el Club Xelajú MC; el pasado 23 de febrero, en una actividad social nos tomaron una foto, aparezco a su izquierda, junto a otros dirigentes deportivos. Quién diría que unos meses después, “El Canche”, como le decían sus cuates, pasaría a engrosar esa tétrica lista de víctimas de las balas.
Al abogado y notario, graduado recientemente, le dispararon en 11 ocasiones, acertándole siete impactos; abatido frente al estadio Mario Camposeco, a pocos pasos de su oficina, donde se desempeñaba como secretario del Campeón Nacional del fútbol.
Qué pudo haber pasado en esos segundos y quién o quiénes planificaron el ataque, es labor de las autoridades atar cabos, pero es tarea colectiva exigir un ya basta; no puede ser que estas sanguinarias arremetidas ocurran en cualquier sitio, (a media cuadra de los Bomberos Voluntarios y a tres de la Comisaría 41de la PNC) y, a plena luz del día.
El crimen de Cifuentes Godínez ha conmocionado a la comunidad quetzalteca, con razón, para comenzar, porque era un personaje público, pero también por la forma en que ocurrió su muerte. Este atroz crimen tiene dos responsables, hay que encontrarlos; seguramente, uno o varios autores intelectuales; luego, está o están los autores materiales, los del carro rojo; sicarios que habrían sido contratados para quitarle la vida a un hombre, si no perfecto, porque no hay uno sólo, pero sí, con deseos de ver una Xelajú mejor, al menos en lo futbolístico: Cifuentes pudo irse con ese cumplido, ver a su equipo convertido en Campeón Nacional.
Este crimen sacude, pero no es el único perpetrado en la ciudad altense; sólo en las últimas horas, en las mismas circunstancias, acribillados, perecieron César Augusto López, de 36 años, y el adolescente Santos Misael Pelicó, de 16.
Qué refleja el panorama, que la violencia no considera edades, sectores y condiciones. Atarla no es posible, pero sí es necesario reducir su crueldad.

PUNTO FINAL. No hay palabras que puedan minimizar el dolor de los deudos, sólo pido a Dios que fortaleza sus corazones. ¡Qué descanse en Paz el licenciado Cifuentes Godínez!

43 son muchos

Columna del sábado 22 de septiembre de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

La interrogante que no deja de hacerse, hasta por masoquismo, en todos lados es, ¿a quién le vas? o ¿quién crees que va ganar? Aunque está claro que el país no va ganar con ninguno de ellos, pero es un hecho que sólo uno será el próximo mandamás de la República.
Así como hubo una cuenta regresiva en las elecciones generales, la segunda vuelta no es la excepción, estamos a 43 días para que se sepa si es Otto Pérez Molina, del Partido Patriota, PP; o Álvaro Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, el sucesor de don Conejo.
Lo real, verdadero y cierto es que con esos 4.72 puntos de diferencia obtenidos el 9 de septiembre, entre Colom y Pérez Molina, no son nada, incluso se pierden entre esos benditos 5 puntos de margen de error en las encuestas.
Esos porcentajes, 28.23 de la UNE y 23.51 del PP, obtenidos en la primera vuelta, revelan que el triunfo obedecerá, en gran medida, a las alianzas que cada uno pueda conseguir.
En una contienda como la de ahora, pujante, un solo día puede hacer la diferencia; de esa cuenta, 43 días son muchos para definir cualquier resultado, hasta el triunfo del abstencionismo, si nadie de los presidenciables termina de convencer.
Ojo, que al decir que 43 días son muchos no es para cambiar la imagen que el ciudadano tiene de cada candidato, sino para concretar las alianzas que no sólo otorgarán votos, sino que podrían dar luces de quienes estarían integrando los equipos de trabajo que acompañarán al futuro presidente.
En este mismo espacio, el 3 de febrero del año en curso, publiqué la columna: Charla con Alejandro Giammattei, donde dije que este doctor no podía ser un buen presidente, pero si podría ser un buen ministro de Gobernación; luego de su paso cuestionado, pero firme en la dirección del Sistema Penitenciario. Recuerdo que hasta se enojó y me dijo que estaba equivocado al haberle dicho que todos somos buenos hasta cierto nivel. Ahora me late que mis palabras podrían cumplirse. Ya el señor Giammattei dijo que sintoniza con el plan del militar retirado, aunque, sin duda, este virtual apoyo no es por caridad, sino porque habría ya un entendimiento, cuando menos, le habrían ofrecido la titularidad del referido ministerio.
Tanto Pérez como Colom, antes del 4 de noviembre deben decir quiénes integrarían su gabinete; eso también les sumaría o restaría votos.

PUNTO FINAL. Y la situación de don Mito, ni con Álvaro ni con Otto; creo que debería arriesgarse y apostarle a uno: Xela puede perder el apoyo del gobierno central.

Sin creatividad y hasta ofensivos

Columna del sábado 15 de septiembre de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Me voy a permitir hacerle un llamado de atención al los licenciados, Adán Pérez, director departamental de Ecuación; Benildo Molina, supervisor de Educación Media y Ramón Yax, supervisor de Educación Primaria; porque dejaron de hacer la tarea.
Como maestros, docentes, instructores y todos los demás conocimientos, saben perfectamente que cuando se incumple con un deber, por lo menos hay un llamado de atención, aunque está vez, debería haber un castigo pues el incumplimiento está afectando a muchos.
¿Con qué tarea incumplieron estos señores? En no haber designado un tema específico para los desfiles y haberlos dejado al libre gusto, mal gusto o disgusto de los establecimientos educativos.
La justificación de las autoridades educativas fue que por la premura del tiempo, precisamente por el “corre corre” de las elecciones, no habían definido una temática como en años anteriores.
Sinceramente no es una justificación válida, porque no fueron los organizadores de los comicios y, lo peor, la situación revela falta de planificación en algo que obligadamente debe estar ordenado, como la educación.
Situación grave, digo esto por los dos desfiles que se han llevado a cabo: el de primaria, el miércoles, y el de pre-primaria el jueves, y por lo visto, no dudaría que el de hoy 15 de septiembre, corra de la misma manera, sin creatividad.
En el desfile de los más pequeños, la ausencia de novedad fue evidente, pero lo que sí me preocupó y enfadó fue ver a un grupo de escolares vestidos de indígenas, hasta aquí, todo bien, pero representando actividades como vendedores de manías, algodones y dulces. La vedad no se entiende, ¿o están descalificando o ese futuro quieren para los niños?
Para los pueblos autóctonos esto puede no sólo ser una descalificación, además, viene a reforzar la imagen de que los indígenas no pueden desempeñarse en otras actividades; cuando realmente no es así, hay que abrir la mente para transmitir un mensaje positivo.
Otro grupo, que igual no es malo, pero no propone nada ni orienta y menos entretiene, fue haber visto a un grupo de chiquillos vestidos de “superchivos”.
Pérez, Molina y Yax deben entender que la formación no está únicamente en las aulas, sino precisamente en las actividades extraescolares como las actividades patrias.

PUNTO FINAL. Un buen tema para este año puedo haber sido la democracia, tomando en cuenta el ejercicio electoral que todavía no termina.

El poder está en sus manos

Columna del sábado 8 de septiembre de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Ahora sí, quien tiene la información tiene el poder, esta vez, en manos de quienes están aptos para emitir su voto; así que no deje que otros ejerzan esa libertad en su nombre. Por lo que más quiera -su futuro- o por quien menos daño considera que provocará -a los suyos y al país-, pero vaya y marque esas cuatro papeletas.
Considero que a estas alturas, a pesar de los distractores -campañas negras y demás asquerosidades proselitistas-, el ciudadano y la ciudadana tienen ya la suficiente información para decidir, por quien consideran, sino el más apropiado, el menos lesivo para la comunidad.
Hay que estar claros que ninguno de los aspirantes al poder tiene una varita mágica para resolvernos hasta la existencia, pero sí podrían ser capaces de crear las condiciones para una vida mejor. Por ello, las elecciones no sólo tienen que ver con los gobernantes, sino más directamente con los gobernados.
Acudamos a votar, pero eso sí, tranquila y serenamente, y en medio de esa serenidad, por lo menos yo, no llevaré en mente los símbolos de las diferentes organizaciones políticas, sino a las personalidades que propone cada agrupación. Los motivos: primero, porque los partidos políticos son efímeros, es decir, plataformas electorales; mientras que las personas son quienes al final ejecutarán o no, las propuestas de campaña. Y segundo, porque a partir del primer día de gobierno deberán dejar sus colores y vestirse de azul y blanco, para enfocarse en la población y no únicamente en quienes los apoyaron; aunque esto no esté del todo garantizado.
Por todo esto, no les pido que haga lo mismo, pero en mi decisión, no marcaré un solo símbolo en las cuatro papeletas, ni en dos; mi voto será distribuido. Simplemente porque no creo que en un solo partido estén los mejores ni los peores. Asimismo, se evitaría que en el Congreso de la República haya una aplanadora de la mano del Ejecutivo que haría, cada uno, lo que le plazca. La gobernabilidad también se garantiza con el poder compartido, para que no prevalezcan los intereses particulares sobre los colectivos.
La oferta electoral es amplia, así que no se complique, llegue definido y no termine votando por quien se le ocurrió a última hora.

PUNTO FINAL. Le recomiendo que vote en horas de la mañana, no sólo porque se prevé lluvias por la tarde, sino porque también garantizará que los resultados estén antes.