La categoría no la otorga el nombre

Columna del sábado 28 de julio de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

No por mucha pompa la belleza irradia más. Ojo que el término pompa lo estoy usando como sinónimo de esplendor y grandeza, no vaya ser que lo apliquen a una parte del cuerpo femenino, aunque también se vale. Claro que depende cómo se vean las cosas o desde qué ángulo.
Hablando de hermosuras, fui invitado para integrar, anoche, el jurado en un evento de belleza en Salcajá, y para que vean que hablo con conocimiento del tema, porque decir dominio sería presuntuoso, les comparto que el año pasado fui uno de los jurados que eligió a Ingrid Minera como Señorita Quetzaltenango 2006-2007.
Entonces, por sugerencia de algunas beldades, les voy a compartir lo que pienso del ahora llamado Miss Quetzaltenango 2007-2008.
En principio, no es un cuestionamiento, sino una observación para no perder el rumbo de un evento que no busca más que exponer y exaltar la belleza de la mujer quetzalteca.
¿A quién se le habrá ocurrido el cambio de nombre?, que de Señorita Quetzaltenango, lo están llamado Miss Quetzaltenango; ni que fuéramos gringos, señala el correo que me envío Marta Ruiz. En todo caso, en k’iche’, aunque tampoco se podría, porque existe Umial Tinimil Re Xelajuj Noj: Hija del Pueblo de Xelajú.
Pero bueno, da la sensación que el cambio de nombre pretende darle un plus al evento. ¿Quieren subirle de categoría? Si es así, el nombre nada tiene que ver. El nivel de un evento social lo otorga además de sus participantes, su presentación y galanura. Por ello, los organizadores tienen que fajarse para ese cometido que, ahora no está en manos de la Municipalidad, sino de un grupo exterior.
Hay buenas intenciones, es cierto; esperamos se cumplan. Sé que el 1 de agosto conoceremos a los coordinadores del certamen y que en esa conferencia de prensa dirán la fecha en que se llevarán a cabo pruebas para ver si las candidatas llenan los estándares. Eso quiere decir que habrá una preselección, donde la nueva novia de los empleados municipales, Julia Cuevas, pasará si mayores dificultades; ojalá no le vayan impedir participar por ser originaria de Huehuetenango, aunque tiene rato de vivir en Xela.

PUNTO FINAL. Como no es la Municipalidad la encargada del evento para escoger a la quetzalteca más bella, las interesadas en lugar de ir al Palacio de Piedra, están visitando el edificio Andrea, tercer nivel, oficina 7, en la 14 avenida de la zona tres.

Porque somos amigos

Columna del sábado 21 de julio de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Ayer se cumplieron 38 años desde que se dio aquel pequeño paso para el hombre y gran salto para la humanidad. La llegada del hombre a la Luna fue un acontecimiento inolvidable: 20 de julio de 1969.
La noticia paralizó a todos, y por la emoción compartida se puedo detectar que ese 20 de julio fue un día mundial casi sin delitos. De allí surge la idea de festejar “la alegría de estar juntos” o “día del amigo”, conocido ahora como Día Internacional del Amigo.
Al menos, en Guatemala, la fecha pasa desapercibida, porque está el 14 de febrero: Día del Amor, Cariño y la Amistad. Aunque lo celebrado ayer es más para lo tercero que tanta falta hace, entendiendo que un pueblo de amigos es una nación invencible, así apunta la literatura.
De esto ni hubiera escrito, pero ayer recibí un abrazo virtual desde Uruguay. Rosario, una amiga a quien conocí por estudios en Estados Unidos, me escribió para desearme un feliz día de amigo: “Las alegrías compartidas se multiplican y las tristezas compartidas se dividen, qué suerte que existen los AMIGOS de toda la vida y los AMIGOS de circunstancia, todos, nos ayudan a caminar”.
El mensaje me invitó a reflexionar, a pesar que aquí no se celebra como en varios países latinoamericanos. Al final, no importa, porque no hay que esperar un día específico (20 de julio) para reunirse con los cuates y cuatas, lo importante es mantener en mente que la Amistad debe ser vivida cotidianamente.
En mis lecturas sobre la amistad encontré algunos detalles que quiero compartirle:
a) “Un amigo no da consejos, ayuda, acompaña”.
b) “La amistad es casta: si se mezcla con sexo, ya es otra cosa. Y tanto con un hombre, como con una mujer, tiene que estar fundada en el respeto”.
c) “Entre un hombre y una mujer siempre subyace el deseo, pero si se lo supera, la amistad prospera. El matrimonio –aunque es una institución que une intereses diversos— siempre llega al minuto donde surge la amistad”.
d) “Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y esperan a oír la contestación”.
e) “Un buen amigo se lleva tus tristezas y te devuelve la esperanza, te quita las dudas y te afianza en la fe”.
f) “Los Amigos son los hermanos que nos regala la vida”.
g) “Un sabio dijo que tiene buenos amigos el que es buen amigo”.
h) “Disfrutas la amistad si sabes querer y dar, comprender y servir”.

PUNTO FINAL. Si quieres irte, te extrañaré. Si quieres estar a mi lado, nunca te lo negaré. Porque somos amigos…

Seis ya eran muchos

Columna del sábado 14 de julio de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Mientras más candidatos, más complicada una elección; así es, por varios factores. Siempre están los punteros en la preferencia de la población, que nunca son más de tres, y el resto de aspirantes, no sirven nada más que para distraer la atención en el proceso.
Saben qué si es una realidad, que la mayoría de los candidatos están conscientes que ni siquiera tienen la más mínima posibilidad de ganar. Seamos sinceros, sus pretensiones son otras, o es que de verdad están o los tienen engañados.
Revisemos la situación de Xela. Hasta que finalizó junio se sabía de seis candidatos a la alcaldía, cifra que ya era suficiente, o quizás muchos para una población con apenas 88 mil empadronados.
El primer contendiente en anunciar públicamente su candidatura fue Jordán Rodas Andrade (Xel Ju), le siguió el actual alcalde Jorge Barrientos (GANA) y luego Raúl Izás Chávez (UCN). Y, según la encuesta desarrollada por el Departamento de Investigaciones Económicas y Sociales, DIES, del Centro Universitario de Occidente, CUNOC, estos tres aspirantes son los que encabezan la intención de voto; de esa cuenta, lo seguro es que el nuevo alcalde está en este trío.
El segundo trío, en todo caso, serio, pero con escasas posibilidades de llegar al poder, lo integran: Fredy Hastedt (PP), Maynor Hernández (UNE) y Carlos Villagrán (CASA). Digo serio, porque arrancaron con tiempo su participación en el proceso.
Los que definitivamente van de relleno son los cuatro últimos en surgir; el colmo es que uno de ellos apareció públicamente hasta en el último día de las inscripciones en la delegación del Tribunal Supremo Electoral, TSE. Se trata de Raúl Cóbar (Unionista), Marvin De León (FRG), Estuardo Pacheco (PAN) y Jorge Luis Rubio (DC).
De este último grupo, que a mi parecer no debería estar en la contienda, porque más ayuda el que no estorba, debieron apoyar cualquier iniciativa de las seis iniciales. Además, es evidente que están improvisando, porque les costó integrar sus equipos, e incluso, pintorescamente, cuando se les pregunta quiénes los acompañan en las planillas, titubean o dicen: “Luego le confirmo”.
Pero así es, esa proliferación de candidatos es muestra de cómo somos y estamos; vemos entonces que en Guatemala, un país tercermundista, tiene 14 candidatos a la Presidencia, mientras en Estados Unidos, la contienda siempre se desarrolla entre dos (demócratas y republicanos).

PUNTO FINAL. A los votantes, por favor, prestemos atención a los planes y lo que ofrecen quienes realmente tienen posibilidades de ganar; a los demás, que no nos quiten nuestro valioso tiempo.

Corrupción es corrupción

Columna del sábado 7 de julio de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Como ante Dios no hay pecados pequeños ni grandes, pecado es pecado; ante su justicia, igual se condena quien asesina, roba o lanza una que otra mentira. Está en los mandamientos: “no matarás, no robarás y no dirás falso testimonio”, (Éxodo 20).
Igual pasa con la corrupción, tan corrupto es el que amasa millones como el que se beneficia en mínimo, recibe dádivas o “favores”; de eso les quiero contar dos ejemplos, uno me tocó presenciarlo y el otro me lo contaron con detalles.
El primer caso da coraje, pero más que eso, genera indignación e incomodidad, porque tiene que ver con mi profesión; no lo puedo callar porque sé que el silencio es sinónimo de complicidad. Desde hace rato he sabido que algunos políticos locales benefician y compran con migajas a los reporteros de los medios de comunicación, aclarando que no todos, porque también hay honorables y respetables periodistas.
Hace unos días me encontraba en uno de los restaurantes de la ciudad, cuando de repente ingresó un grupo de políticos acompañados de sus seguidores, todos con la playera del mismo color, sólo uno se salía del cuadro, se trataba de un reportero que los acompañó a almorzar.
El hecho de compartir la mesa significa que el reportero estaba comprometido, si no a favorecer, por lo menos a no cuestionar cualquier detalle del mitin al que había asistido momentos antes. Yo no me aparto de sentarme con un político, es parte del trabajo, pero no más de un café, y cuando es así, si el que paga no soy yo, la factura es del medio que represento.
La compra de voluntades puede ser tan simple como invitar a un almuerzo o pagando, como sea, es corrupción, y lo peor, más allá de perjudicar al medio, se pierde la objetividad, una de las exigencias primarias en el periodismo.
Y en el segundo hecho, una quejosa en el Ministerio de Trabajo, para tener a la oficial de su lado y agilizar sus trámites, le llevó un pastel especial que gustosamente recibió la burócrata. ¡Qué tal!, no era un pastelucho, sino una exquisitez de una panadería de primera línea. Ni que fuera su cumpleaños, ni a su mamá; entonces, ¿de qué se trata?: de corrupción, porque es una acción inmoral que persigue un beneficio.
La corrupción más que un robo, es un vicio, un abuso y una mala costumbre que está en todos lados; no la permitamos ni consintamos.

PUNTO FINAL. La corrupción puede ser el principal obstáculo para el desarrollo económico, social y político.