Con gusto hago cola

Columna del sábado 27 de enero de 2007

César Pérez Méndez
cperez@elquetzalteco.com.gt
VERITAS

Quienes a diario, otros con frecuencia, deben recorrer la carretera entre Xela y San Juan Ostuncalco, seguramente sabrán de lo que hablo: un verdadero calvario que se traduce en pérdida de tiempo y en lo desagradable de conducir un vehículo con una cubierta de polvo. La misma historia entre Las Rosas, zona cinco altense y Salcajá.
En fin, esos trabajos no deberían incomodar, disgustar o irritar a nadie, al final, los beneficiados somos todos; imagínense contar con una ruta asfaltada de cuatro carriles, no sólo significaría rapidez, sino que una vía que permitirá mejores oportunidades educativas, comerciales y sociales.
Además, se estaría dando un paso en el rumbo correcto de crear la unificación del valle, lo cual nos ofrecería una zona más amplía, donde las autoridades locales pudieran gestionar y ejecutar obras de beneficio masivo. En el caso de Olintepeque, Salcajá y La Esperanza, por sus proyectos habitacionales, literalmente están adheridas a Xela; así que esta otra ampliación permitirá que San Juan esté en la misma condición.
Entendiendo los beneficios que ofrecerán los trabajos viales, todos deben comprender y hasta colaborar, pero no. Hay pilotos que sabiendo del peligro rebasan las colas y sólo provocan embotellamientos que prolongan más la espera. Mi idea es, seguramente compartida por otros, que con gusto hago cola, sé que después, mis recorridos serán en menos tiempo y en mejores condiciones para mi vehículo. Con lo que no puedo evitar el enojo es el momento en que están haciendo estas obras: justo en el año electoral, a meses para que los ciudadanos vayan a las urnas a elegir a los sucesores de quienes ahora toman las decisiones.
La clara intensión es que las autoridades quieren mantenerse en los espacios de poder y pretenden dar la sensación de que están trabajando; lo que vale la pena es ver qué hicieron en los primeros tres años y no lo que desesperadamente están haciendo en la recta final.
Ver tanta maquinaria, porque además están los trabajos en la ruta Interamericana, hacia la capital; hacia Coatepeque, por San Martín Sacatepéquez y otros tramos, no debe motivar aplausos para nadie, sino ver por qué hasta ahora hacen lo que debieron ejecutar hace mucho tiempo. Si votos pretenden, no creo que lo consigan del todo.

PUNTO FINAL. Como no creo que todos hagan cola con gusto, quienes se dirigen a San Juan no insistan en la misma vía; está el paso por La Esperanza, que inicia en el Periférico, zona ocho, atrás del Hospital Regional de Occidente.